Opacos
14 de marzo - 2014

20140314-043752.jpg

Poco más de dos meses no fueron suficientes para que los inquilinos de Allende 31 (entre ellos varios levantadedos) actualizaran su sitio web y cumplieran con la ley de Acceso a la Información Pública. Al igual que cuando asumió de manera fugaz la presidencia de la CEDH, a Ernesto le bastó una semana para atraer reflectores gracias a la incontinencia verbal

Por Edgardo Cabrera

La opacidad priva en Allende 31 y hace suponer que algo no está bien. La mejor muestra es el ocultamiento de sus estados financieros.

Poco más de dos meses no fueron suficientes para que los inquilinos (varios simplemente levantadedos) actualizaran su sitio web, arreglaran el grave problema de programación que tiene dicha página y cumplieran con la ley de Acceso a la Información Pública.

Eso sí, queriendo separarse del grupo identificado como “levantadedos”, no faltó la ocurrente señora que planteó transmitir “en vivo” las sesiones ordinarias, ¿sabrán qué significa eso en materia técnica y económica?

Además, me pregunto si ya consultó el actual sitio web que es tan ineficiente como violatorio a la norma, por cierto el dominio es http://201.122.192.8, ojalá memorice los numeritos.

El ocultamiento de información es el sello de los actuales inquilinos del Palacio Juárez y va aderezado por funcionarios improvisados o cuestionados en su labor como servidores públicos.

La opacidad –como la oscuridad que priva en los pasillos del mencionado condominio- ha permitido, por ejemplo, el uso discrecional de recursos públicos para el embellecimiento de las oficinas de esos que identificamos sólo como simples levantadedos.

De los excesos y la opacidad financiera hay dos responsables, el titular administrativo, y la cirujana dentista convertida en “experta financiera” de la noche a la mañana.

A poco más de dos meses lo único transparente es el cubículo que se le asignó a la “matrona” de los dineros.

Incontinencia verbal

Al igual que cuando asumió de manera fugaz la presidencia de la CEDH, a Ernesto Ordóñez sólo le bastaron unos cuantos días para atraer reflectores y hacer de la Secretaría de Gobierno noticia de primera plana en varias ocasiones.

En su corta estancia arremetió contra su antecesor, Miguel Moctezuma, por dejarle un completo desorden, que incluye una dependencia obesa.

Se quejó porque le dejaron 10 puestos directivos y 45 jefaturas de departamento, por lo que amenazó con recortar personal.

Pero también al exterior enfocó sus críticas. En un acto público culpó a los maestros del numeroso casos de embarazos en adolescentes, ya que “no les hablan con la verdad” a sus alumnos.

Además, anticipó que revisará la actuación de los policías estatales contra transportistas de USU que fueron desalojados tras obstruir calles durante una manifestación.

En conclusión, no es la primera vez que los reflectores se centran en Ernesto y eso puede resultarle peligroso.

edgardocabrera_morales@hotmail.com
http://www.facebook.com/gentetlx
http://www.facebook.com/edgardocabreramorales
twitter @gentetlx