Canacintra apoya el Acuerdo de Certidumbre Tributaria del Gobierno Federal
5 de marzo - 2014

Tlaxcala| Redacción.- El anuncio del gobierno federal de dejar intacto el actual esquema fiscal hasta el final del sexenio del presidente de México, Enrique Peña Nieto, “sin duda es una medida que brindará certeza jurídica a los industriales del país”, consideró el representante de la delegación Tlaxcala de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (CANACINTRA), David Vázquez Cova, tras asistir a la Convención Nacional 2014 de este organismo.

La decisión del gobierno federal, anunciada la semana pasada por el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Luis Videgaray, permitirá a los industriales del sector transformación mantener sus actuales inversiones, incluso invertir en nuevos proyectos, ya que garantiza una planeación fiscal de largo plazo.

“Consideramos que el Pacto Fiscal permitirá hacer los debidos ajustes al interior de la industria, aumentando el optimismo de un crecimiento de la economía nacional, esperando que en los próximos años esté por arriba del 3 por ciento, con ello y con la normatividad secundaria de las reformas estructurales esperemos acercarnos a finales del año 2018 al tan esperado crecimiento del 5 por ciento”, confió David Vázquez.

De igual manera, el presidente de la delegación Tlaxcala de la CANACINTRA reiteró la necesidad de ya no crear impuestos nuevos ni mover las tasas de IVA, ISR, IEPS y otros gravámenes, combatir la evasión y la informalidad, pleno respeto a los contribuyentes que se apeguen a sus derechos constitucionales y una mejora en la eficiencia y transparencia sobre el ejercicio de los recursos y el gasto público.

“La CANACINTRA deja en claro su compromiso de cumplir con todas las obligaciones fiscales haciendo énfasis en que no estamos en posibilidad de aceptar alzas adicionales en los gravámenes, y en que se debe ampliar la base de contribuyentes y mejorar la calidad del gasto público en un ejercicio de transparencia”, recalcó.

El Ing. David Vázquez dio a conocer que el pasado fin de semana la CANACINTRA propuso un decálogo para “democratizar la productividad” en el país:

1) Agilizar el gasto público y garantizar la participación de las MiPYMES en las compras de gobierno.
2) Incrementar el contenido nacional, particularmente el que habrá de insertarse en el marco normativo secundario de la Reforma Energética.
3) Que sean las cámaras industriales las que certifiquen el grado de contenido nacional de los proyectos llave en mano.
4) Transitar de un modelo exportador de componentes importados a la integración de un mayor número de empresas a las cadenas globales de valor.
5) Financiamiento especializado hacia el desarrollo de cadenas productivas, el impulso a las exportaciones y la transferencia de tecnología.
6) Esquemas de inversión público–privada para el desarrollo de proyectos que reorienten el sistema de innovación del estado y del país.
7) Enfocar la mejora regulatoria a la disminución de los costos de transacción, el cierre de la brecha tecnológica y la mejora de la productividad.
8) Combatir la informalidad como una estrategia de prevención del delito.
9) Incluir a la industria en calidad de consejeros ciudadanos en la Comisión Nacional Anticorrupción.
10) Sustituir la noción de asistencia social por una auténtica política de inversión social que favorezca el progreso en las zonas prioritarias con alta y muy alta marginación.

El Ing. David Vázquez destacó que la construcción de consensos y de los acuerdos necesarios con las instituciones son clave para la articulación de cadenas productivas en un contexto de certidumbre jurídica y condiciones para crecer.

De esta manera, consideró que los industriales tienen que ser partícipes de la gran transformación que implica la reforma energética, pensando un poco más allá, bajo el paradigma de las energías renovables. Lo inmediato es la integración con la cadena energética y mitigar las fallas de mercado que limitan las condiciones de competencia para la industria.

También se tiene que redefinir el concepto de valor agregado en las cadenas productivas mexicanas para que en un contexto de gobernabilidad y Estado de Derecho, la industria pueda lograr una mayor complejidad productiva basada en la economía del conocimiento.

Asimismo, establecer los escenarios de aprendizaje para el desarrollo de Tlaxcala, entidad que podría considerarse como polo de desarrollo potencial.

En la Convención Nacional 2014 se puso en evidencia el poder de convocatoria de CANACINTRA, pues el evento congregó a más de mil 200 personas provenientes de todos los ámbitos del acontecer político nacional.