Daban caballo por res. Clausuran rastro clandestino en Panotla
3 de marzo - 2014

Tlaxcala| Manuel Morales.- El encargado de la Comisión Estatal para la Protección contra los Riesgos Sanitarios (Coepris), Ignacio Ramírez Sánchez, reveló que en el municipio de Panotla operaba un rastro clandestino y que tras recibir denuncias fue clausurado.

Llama la atención que entre las anomalías se encontraba el sacrificio y venta de carne de caballo (como se aprecia en las imágenes), que presuntamente se ofrecía en lugar de res.

Detalló que las denuncias fueron recibidas por la dependencia ante las constantes quejas de pobladores de la región por la falta de higiene a la hora de matar a los diversos animales para la comercialización de carne.

El encargado de la dependencia, explicó que tras acudir a inspeccionar este rastro, se detectó que no tenía permiso del Ayuntamiento ni de la propia Coepris para operar como tal y que dentro de las actividades de los trabajadores no se contaba con la mínima limpieza para matar y lavar la carne en venta de canal.

Ante esta situación dijo que se procedió a clausurar el rastro hasta en tanto se pongan al corriente con los permisos.

Una de las quejas por la venta de mala calidad de la carne fue realizada por habitantes del municipio de Santa Cruz Tlaxcala y de la comunidad de Guadalupe Tlachco hasta donde llegaba carne de res y cerdo en mal estado.

«investigando de donde traían la carne nos dicen que proviene de un rastro clandestino ubicado en calle del pozo número 4 la comunidad de Jesús Acatitla, municipio de Panotla Tlaxcala, y que los dueños eran los Hermanos René, Camerino y Luis Sánchez Rodríguez, personas muy conocidas por ser unos delincuentes peligrosos que tenían nexos con las anteriores autoridades», dice un escrito de queja ante Coepris.

Los denunciantes, piden el anonimato para evitar ser agredidos por la venta de esta carne ya que documentaron con imágenes fotográficas y testimonios que «en lugar de venderles carne de res les vendieron carne de caballo u otro animal».

Ante esta situación, el funcionario explicó que en promedio la Coepris recibe entre 15 y 20 denuncias darías por diversas presuntas anomalías que ponen en riesgo a su salud.

20140303-170927.jpg

20140303-171002.jpg

20140303-171014.jpg