Delincuentes
28 de febrero - 2014

En defensa de su monopolio, los hermanos Martínez Lozano arengaron a tres centenares de personas, entre ellas golpeadores contratados, mujeres, niños y algunos chafiretes violentos. Los USUs están señalados por fraude al clonar 21 placas. Es hora de terminar con el chantaje de sujetos que se sienten intocables en sus intereses.

Por Edgardo Cabrera

Los de USU dejaron en claro que son unos delincuentes que chantajean con la necesidad de transporte de los capitalinos.

El jueves le apostaron a la provocación y la confrontación. Acudieron al Congreso para exigir continuar con su monopolio.

Los hermanos José Antonio y Víctor Manuel Martínez Lozano arengaron a tres centenares de personas, entre ellas golpeadores contratados, mujeres, niños y algunos chafiretes violentos.

Para ninguno de los usuarios nos resulta raro lo temperamental de algunos de estos individuos aferrados peligrosamente a un volante y que juegan con la seguridad de los pasajeros y de los automovilistas particulares.

Pocos, escasos diría yo, son los realmente comprometidos con su trabajo de proporcionar un servicio. Esos, es justo decir, no estuvieron en los actos violentos.

Tampoco, a la hora de los golpes, estuvieron los hermanos Martínez Lozano, líderes de USU que en el pasado proceso electoral contaron con el respaldo de Rosalía Peredo.

Recordemos que José Antonio fue candidato del PS a diputado por el distrito I, afortunadamente perdió, imaginen a este señor con poder político y fuero.

Aunque se quieran victimizar, la acción violenta de los policías estatales fue en reacción a la misma violencia con la que actuaron los provocadores de USU.

Cerraron las calles con sus unidades, hicieron rehenes a los capitalinos de sus exigencias monopólicas.

El fondo

La empresa de los hermanos Martínez Lozano está señalada por fraude cometido con 21 juegos de placas que reportaron a la autoridad como robadas.

Las láminas nunca desaparecieron, las tenían escondidas.

Presionaron a Secte y les repusieron las placas. Ya con las nuevas, por arte de magia aparecieron las otras 21 supuestamente extraviadas, y habilitaron un número similar de unidades de transporte. De la noche a la mañana tuvieron 42 concesiones, la mitad clonadas.

Sorprendidos por la autoridad, se inició el procedimiento sancionador, el cual intentan evadir.

Las rutas

Adicionalmente y ante las quejas de los usuarios por la falta de unidades –muchas de las cuales en hora pico parecen latas de sardinas-, Comunicaciones y Transportes del Estado decidió reordenar las rutas y permitir el ingreso de otras líneas para ofrecer el servicio.

Trastocados en su bolsillo, con el monopolio en juego, salieron el jueves al Congreso para demandar el retiro de las otras empresas.

Aplicación de la ley

No hay que perder de vista que el dueño de las concesiones es el estado, los transportistas cuentan con el permiso de la autoridad para ofrecer un servicio.

Es hora de terminar con el chantaje de sujetos que se sienten intocables en sus intereses.

De querer, el estado puede cancelar esas concesiones y someterlas a un nuevo concurso donde se valore la calidad, capacitación e incluso las condiciones de las unidades, para otorgar un adecuado servicio.

edgardocabrera_morales@hotmail.com
http://www.facebook.com/gentetlx
http://www.facebook.com/edgardocabreramorales
twitter @gentetlx