Presenta diputado Julio Hernández exhorto a Crispín Corona
27 de febrero - 2014

“El Auditor Superior no puede condicionar la entrega del sistema contable a las nuevas autoridades municipales hasta en tanto los ex funcionarios municipales presenten todas sus cuentas públicas del ejercicio fiscal 2013. No puede tapar un hoyo haciendo otro”.

Tlaxcala| Redacción.- A efecto de evitar retrasos en la integración y presentación de la cuenta pública mensual de los ayuntamientos, Julio César Hernández Mejía, diputado de la LXI legislatura, presentó un exhorto al titular del Órgano de Fiscalización Superior (OFS), Luciano Crispín Corona.

En la máxima tribuna del estado, expuso: “someto a consideración de esta Soberanía, solicitando proposición de urgente y obvia resolución, el siguiente punto de Acuerdo para EXHORTAR al titular del Órgano de Fiscalización Superior del Congreso del Estado de Tlaxcala, para que proceda de manera inmediata a entregar en comodato a los 60 municipios del Estado de Tlaxcala, el Sistema de Contabilidad Gubernamental III…”.

Y es que, en el caso de las administraciones municipales que iniciaron funciones el 1 de enero del presente año, el órgano fiscalizador aún no ha entregado en comodato el nuevo sistema contable con el que operaran sus tesorerías municipales para el registro e integración de sus cuentas públicas mensuales.

“Tal situación es grave, en virtud de que, por ley, los municipios deben presentar su cuenta pública durante los primeros quince días naturales subsecuentes al periodo de que se trate”, puntualizó Hernández Mejía.

Agregó que hasta la fecha, ningún municipio cumplió con tal obligación por culpa del propio órgano de fiscalización, pues no les entregó en comodato el sistema contable para el registro de sus cuentas públicas, corriendo el riesgo de sufrir un retraso durante todo el año.

Aunado a lo anterior, tal retraso ocasionará responsabilidades para los servidores públicos municipales, pues la ley de fiscalización faculta al ente fiscalizador para imponer multas, los cuales oscilan entre los 80 y 300 días de salario mínimo.

“El Auditor Superior no puede condicionar la entrega del sistema contable a las nuevas autoridades municipales ya que implicaría hacer corresponsables a las nuevas autoridades municipales de las irregularidades que cometieron las anteriores autoridades municipales, y que el órgano fiscalizador, por acción u omisión, permitió”, concluyó.

20140227-170141.jpg