Vaya escena
6 de febrero - 2014

Mis corresponsales que gustan de recorrer los cafés y restaurantes de la capital, nos dieron cuenta de un encuentro fortuito, casual y simpático que ocurrió apenas ayer en un establecimiento famoso por las “delicias de su abuela”.

Mr. Tlx

Mis corresponsales que gustan de recorrer los cafés y restaurantes de la capital, nos dieron cuenta de un encuentro fortuito, casual y simpático que ocurrió apenas ayer en un establecimiento famoso por las “delicias de su abuela”.

Aunque en mesas distintas, todos parecían de la misma familia ((política, claro está)) y cada uno con su tema ((político por supuesto)).

El presidente municipal de Teolocholco, Pedro Tecuapacho, trasladó su despacho al mencionado restaurante, incluso, dice mi corresponsal asignado a esa localidad aledaña a la Vía Corta, que desde que asumió el cargo prefiere atender en la capital que en su jurisdicción.

Ya tiene cuenta abierta, claro con cargo al erario del ayuntamiento, y desde la mesa número tres de las Delicias de la Abuela atiende desde la gobernabilidad de su municipio hasta los moches, ¡ejem!, perdón, la asignación de obra.

Algunos corresponsales que andaban en plena talacha periodística en ese restaurante esquivaron saludar al panista, por precaución, y es que no olvidan que a su paso como diputado local agredió a un comunicador de la Jornada de Oriente.

Más allá, al fondo, casi en la barra de vinos y licores, en la mesa número 15, el ex diputado local Fortunato Macías.

Simpático, como quiere hacerse pasar, también llegó a cabildear el próximo “golpe” mediático, político y hasta porril –como gusta-. Junto con él Guadalupe (el ex secre del ex gober) y otros personajes más que planean su regreso (aunque nunca se fueron) a las arcas públicas.

A su lado, dos mujeres miembros de la cúpula sindical del 7 de mayo. Gracias a que gozan de la inmunidad de su comisión como sindicalistas, ellas no hacían política ((aunque saludaron afectuosamente a Fortunato)) más bien degustaban gracias a las cuotas gremiales.

Más acá, casi vecino de Tecuapacho en la mesa 1 la delegada del ISSSTE, Perla López Loyo, quien anda en plena preparación de su informe que dará el 18 de febrero.

La ex orticista, confirmó mi corresponsal, ni siquiera volteó a ver a sus vecinos de mesa, quienes en su momento fueron compañeros de un proyecto.

En el centro del restaurante arribó el coordinador de la fracción parlamentaria del PAN, Humberto Macías para reunirse con el directivo de un medio de comunicación.

Aunque todos los reunidos de forma casual en el establecimiento se conocían, de forma celosa cada uno trataba de disimular sus pláticas, acuerdos y conversaciones.

Tanta fue la desconfianza que privaba en el ambiente, que más que desayuno parecía cena de negros.

Nos leemos la próxima semana