Andaba de parranda

3 de febrero - 2014

Como si el horno estuviera para bollos, tal parece que en el IET andan en plena pachanga, sino pregúntenle al secretario general. Y rumbo a la extraordinaria de Acuamanala el aspirante a la alcaldía del Movimiento Ciudadano fue sorprendido por una comitiva del IET al momento en que realizaba un recorrido proselitista

Por Edgardo Cabrera


Como si el horno estuviera para bollos, tal parece que en el IET andan en plena pachanga, sino pregúntenle al secretario general quien se supone debería estar disponible, o al menos localizable las 24 horas del día, dado que estamos en pleno proceso electoral extraordinario.

A Francisco Pérez Prisco parece que no le importa limpiar su imagen ante la poca credibilidad que ha cosechado tras su paso por la Secretaría General.

Recordemos que está cuestionado por su presunta responsabilidad en la alteración de boletas, lo que llevo a la postre a la anulación de la elección de Acuamanala y que tengamos un comicio extraordinario en puerta.

El fin de semana -largo, por cierto- el reluciente funcionario electoral botó su trabajo y se desapareció desde el viernes. Nadie supo o quiso dar razón de su paradero. Se le buscó y se le buscó, pero nadie lo localizó.

Ni los consejeros, ni la presidenta pudieron explicar dónde se encontraba el señor Pérez Prisco quien fue requerido el mismo viernes durante una diligencia realizada por los miembros del Instituto Electoral de Tlaxcala.

Y es que una comisión de consejeros electorales, encabezados por su presidenta y representantes partidistas, acudieron a Acuamanala para supervisar los lugares en los que se instalarán las casillas para la elección extraordinaria del próximo 23 de febrero, y percibir también el estado de ánimo de la población.

Anticipado


La misión tuvo resultados. Entre las anomalías encontradas estuvo la inexistencia de una institución educativa en la que pretendían colocar una casilla en la cabecera municipal.

También fue sorprendido infraganti el candidato del Movimiento Ciudadano (MC), Javier Cuatepitzi Corte.

Resulta que en la comunidad de Guadalupe Hidalgo el aspirante a la alcaldía andaba en pleno recorrido proselitista, violando la normatividad con dicho acto anticipado de campaña y lo cual fue constatado por la comitiva del Instituto Electoral de Tlaxcala.

Sin embargo el hecho no ameritó el levantamiento de ningún instrumento de fe pública ya que el secretario del IET, quien entre sus funciones tiene esa, nunca pudo ser localizado aunque se le buscó.

Sobre la ausencia, la presidenta del organismo, Eunice Orta, deberá rendir una amplia explicación a los representantes partidistas, pero también, proceder a descontarle sus percepciones económicas por el incumplimiento de su encomienda, ¿lo hará o le temblara la mano?

 

 

Magistrado tricolor

La sucesión en el TSJE fue tersa luego de que la mayoría de los veteranos magistrados plancharon, un día antes, la salida de Justino. Aunque ya es presidente Tito Cervantes se enfrentará no sólo al escrutinio público sino en particular al de los partidos políticos por su pasado priísta. Y un diputado quiso comprar conciencias para impulsar a su gallo

Por Edgardo Cabrera

Contra todo pronóstico, el sábado la elección de presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado se realizó sin mayores contratiempos.

La sucesión fue tersa luego de que la mayoría de los veteranos magistrados plancharon, un día antes, la salida de Justino Hernández.

En el camino se quedó Elsa Cordero, a quien sus compañeros la vieron como “inexperta”, pero sobre todo “peligrosa” ya que de llegar podría trastocar poderosos intereses de los viejos lobos de mar.

Al final la magistrada entendió que no podía competir contra el sistema interno por lo que hizo de lado sus aspiraciones y no le quedó de otra que apoyar a Felipe Nava quien se emberrinchó con llegar pese a no contar con el respaldo de ninguno de los grupos al interior del TSJE.

Auto propuesto (como era de esperarse) Felipe sólo logró su voto y el de Elsa Cordero.

En tanto que el ex secretario de organización del PRI estatal, el magistrado Tito Cervantes Zepeda logró en sólo 10 minutos y una primera ronda los siete votos que se necesitaban para alcanzar la titularidad del poder judicial.

Pese a que en privado y públicamente su homólogo Mario Jiménez se ha mostrado reticente a posibles injerencias del PRI gobierno en la vida interna del TSJE, fue él quien propuso al tricolor para llegar al cargo.

Con ello se auto descontó de la elección, aunque su nombre era el más mencionado (junto con el de Elsa Cordero) para llegar a la presidencia.

Observado

Aunque ya es presidente del TSJE, Cervantes Zepeda se enfrentará no sólo al escrutinio público sino en particular al de los partidos políticos.

A diferencia de Justino Hernández, a quien los abogados lo tienen en la mira por su particular forma de aplicar la justicia al mantener sin empacho su bufete familiar, en el caso de Tito su principal cuestionamiento será su cercanía con el PRI.

Conforme avancen los días de su administración y no realice acciones trascendentes y apartadas de sesgos políticos, su labor será fácilmente puesta en entredicho por los partidos políticos de oposición.

Manotazo

Detrás de la aplastante mayoría alcanzada por Tito Cervantes se encuentra ni más ni menos que el hermano incómodo que ahora funge como diputado local.

Nos dicen, que el legislador que se dice universitario trató de entrometerse en el proceso interno para impulsar la llegada de Flores Olayo.

En su desesperación por la suma que Tito venía realizando en las últimas horas, alistó el cañón ofreciendo dinero, puestos y hasta horas clases a los recién estrenados magistrados Leticia y Elías.

Para sorpresa del “incómodo”, los dos juzgadores le dijeron –por separado- que esos eran métodos con los que no coincidían por lo que se negaron a cualquier acuerdo de este tipo.