Una mafia llamada
31 de enero - 2014

Por Jorge Alfredo Montes De Oca

Bajo el argumento de que “generan empleos y riqueza”, la empresa de autotransporte establecida en Apizaco se ha convertido en una mafia que cotidianamente burla y desafía a la autoridad mientras pone en riesgo la vida e integridad de los usuarios que no tienen otra opción de transporte.

ATAH es un flagrante monopolio que genera inmensas ganancias al amparo de concesiones federales otorgadas en el pasado sexenio con la complicidad y protección de la autoridad municipal en el mismo periodo. Los espacios que utiliza en las calles de Apizaco, es decir el uso de suelo, es responsabilidad exclusiva del Ayuntamiento. El sello de la casa es la impunidad.

La ruta Apizaco-Tlaxcala es la más rentable pues el precio que cobran por kilómetro es de los más caros del país mientras que la obsoleta terminal en el centro de Apizaco es una auténtica bomba de tiempo.

En política, malos resultados para ATAH

Durante el sexenio pasado, la empresa buscó y logró acrecentar sus niveles de presencia y operación “sin molestias”. Apoyó y cobró caro su amor a personajes ligados al PAN que incursionaron en candidaturas fallidas al Gobierno del Estado, Presidencias Municipales y posiciones legislativas locales y Federales.

El pago que la empresa requirió al PAN, no fue solo gozar de impunidad sino lo más grave, exigió un considerable número de concesiones federales que les fueron otorgadas sin motivo ni fundamento y que hoy son la razón del exorbitante número de combis, microbuses, minivans y autobuses que en su lucha diaria por ganar el pasaje cobran continuamente la vida de muchos pasajeros.

El supuesto seguro de pasajero es una burla para el usuario y no en pocas ocasiones el Gobierno del Estado ha intervenido solidariamente para apoyar a las víctimas de ATAH.

Morralla

A la Diputada PLURINOMINAL Aurora Aguilar Rodríguez, le vieron la candidez en el rostro. Los llamados premios “TLATOANI”, son un elegante engaño, un fraude para quien lo promueve y para quien lo recibe, porque este «galardón» no tiene mayor trámite, si usted también lo quiere cuesta17 mil pesos y está al alcance de quien pueda pagarlo. Buena Broma…