Copión
23 de enero - 2014

Aunque el presidente del TSJE admitió que “copio” el formato de informe realizado por el ejecutivo estatal, quien pronunció un mensaje ciudadano con motivo de su tercer informe de gobierno, lo cierto es que en nada se parecieron ambos actos

Mr. Tlx

Buena convocatoria tuvo el magistrado Justino Hernández en su último informe de labores a la que llegaron el gobernador, legisladores, juzgadores de otras entidades e incluso algunos ex diputados que formaron parte de la LX legislatura.

Aunque el abogado admitió que “copio” el formato realizado por el mandatario estatal, quien pronunció un mensaje ciudadano con motivo de su tercer informe de gobierno, lo cierto es que en nada se parecieron ambos actos.

Para empezar, el escenario escogido por el titular del Ejecutivo estatal fue macro, la convocatoria se extendió no sólo a sus homólogos de otros estados y autoridades locales, también fueron invitados representantes de varios sectores sociales, ex gobernadores, políticos de renombre, líderes partidistas, en fin, algo así como 3 mil personas.

En contraste, Justino apenas si pudo llenar el Teatro Xicohténcatl y fueron pocos los convidados a escuchar el mensaje, es más, a pocos medios de comunicación invitaron y los que arribaron fue porque se enteraron de rebote.

Otra diferencia consiste en que el evento fue anunciado como el “informe de labores de Justino Hernández”, más no de las actividades del Tribunal Superior de Justicia del Estado. El del Ejecutivo fue denominado “mensaje ciudadano con motivo del tercer informe de gobierno”.

El acto del magistrado fue amenizado por un video en donde se enlistaron las principales acciones del Poder Judicial en el que al final aparece el propio Justino.

Después del video tomó la palabra el protagonista y de nueva cuenta volvió a repetir algunas de las cifras que ya se habían revelado en el audiovisual, aunque con una lectura atropellada dado que su principal problema de hablar es que no abre suficientemente la boca y tal parece que murmura.

Fue el propio gobernador Mariano González quien reveló que minutos antes el magistrado Justino le había confesado que le “copió” el formato de informe, aunque creo que por respeto el mandatario no le hizo notar las pequeñas grandes diferencias.

Y es que el del juzgador no fue ningún informe ciudadano, por el contrario, pareció pasarela política y fiesta de despedida dado que el 1 de febrero deberá abandonar la presidencia del TSJE para que sea otro de sus homólogos quien lleve la titularidad del poder Judicial.

Por cierto, mis corresponsales me dicen que después del acto protocolario se organizó tremenda pachanga en el salón Joaquín Cisneros Molina ubicado en el recinto ferial.

Al igual que con el evento del teatro Xicohténcatl fueron pocos los invitados a la despedida del presidente magistrado.

Eso sí, la crema y nata del poder Judicial se hizo presente para convivir con música y vino en una suerte de tregua anticipando los jaloneos que se presentarán la próxima semana en disputa por la presidencia del TSJE.

Aunque el protagonista hasta se tiñó el bigote para lucir bien en su último informe, el acto dejó un mal sabor de boca.

Nos leemos la próxima semana