Rehenes
13 de enero - 2014

edgardogentetlx2

Un contingente de guaruras, personeros, corifeos, lamebotas, carga maletines y secretarios (as) tomaron por asalto la “casa del pueblo”. Los diputados Refugio Rivas, Serafín Ortiz y Silvano Garay son los más custodiados. En tanto que el presidente de la Mesa Directiva, Roberto Zamora, se ha hecho de la vista gorda en el tema del reglamento interno

Por Edgardo Cabrera

El Congreso local está secuestrado por poderosos individuos que han vulnerado el reglamento interno y la seguridad de quienes acuden al recinto.

Un contingente de guaruras, personeros, corifeos, lamebotas, carga maletines y secretarios (as) tomaron por asalto la “casa del pueblo”.

Los diputados Refugio Rivas, Serafín Ortiz y Silvano Garay son los más custodiados. Su corte llega a superar la decena de individuos que les cuidan las espaldas, toman el dictado, cargan el abrigo o simplemente les hacen bulto.

Pleito ajeno

El del Movimiento Ciudadano, Refugio, no escatima en el personal que lo protege. El ex líder del Sindicato Único de Trabajadores del Colegio de Bachilleres del Estado de Puebla, a quienes algunos califican como el “Elbo Esther” de esa entidad, mantiene una disputa de poder con el gobernador Rafael Moreno y se instaló en Tlaxcala en una suerte de asilo político.

Su presencia en nuestro recinto legislativo no tiene ningún objetivo a favor de los nuestros.

Desde aquí opera la defensa del sindicato al que se le negó la nota, tan es así que recientemente publicó un desplegado dirigido a su gremio donde anuncia que pese a estar en Tlaxcala no cejará en su lucha.

Mientras tanto y gracias a su estrategia que lo llevó a alcanzar una curul, goza de fuero para evitar las consecuencias de denuncias penales en Puebla.

Un trabajo realizado por el portal Índicemedia, da cuenta de la existencia de cuatro denuncias penales en contra del diputado por supuesto acoso sexual y laboral, así como un pleito laboral por el control del gremio del Colegio de Bachilleres, y hasta una indagatoria en materia electoral por apoyar al margen de la ley al ex candidato a gobernador de la “Alianza Puebla Avanza”, Javier López Zavala .

Además de tener nexos con el ex gobernador Mario Marín, a Refugio también se le vincula con Héctor Ortiz, de ahí se entiende el pacto que mantiene con el diputado aliancista Serafín.

Tantos son sus problemas y los conflictos de intereses que su aparato de seguridad es escandaloso.

De cuidado

Ya en alguna ocasión dimos cuenta de los guaruras que trae el ex rector del UAT, lo cual no le ha quitado, ni le quitará el sueño.

El personal de seguridad de Serafín, que en algunos momentos supera la decena, va acompañado por tres camionetas que se encuentran estratégicamente estacionadas alrededor del recinto legislativo.

Por lo que acudir al Congreso cuando Serafín o Refugio se encuentran en su interior provoca un ambiente de inseguridad.

Ni se diga del petista Silvano Garay quien no pone un pie fuera del palacio Legislativo sin su cuerpo de seguridad.

Para rematar, además del tema de los golpeadores disfrazados de guaruras, los tres tienen en común su falta de arraigo en Tlaxcala. Tienen profundas raíces en Oaxaca, el Estado de México y Puebla.

¿Qué dirá?

Por cierto el presidente de la Mesa Directiva del Congreso, el panista Roberto Zamora Gracia, se ha hecho de la vista gorda en el tema del reglamento interno.

La normatividad impide el ingreso de armas de fuego al Palacio Legislativo, y hasta donde se sabe, algunos guaruras de los diputados las portan.

También es ilegal el cerco que mantiene el personal de seguridad privada, y el ingreso a zonas restringidas de sujetos ajenos al Congreso. Pero, por lo visto, hasta el momento le ha quedado muy grande el puesto a Zamora.

 

La heredera

Con el pie izquierdo comenzó la Síndico capitalina, a quien ya califican como la “heredera” de las malas prácticas del mini reinado anterior. Gloria Cuatianquiz, Joaquín Pluma y Reyes Ruíz coquetean con los morenos del güerito Sánchez Anaya. El efecto bola de nieve ha ocurrido en el caso de la Capam capitalina

Por Edgardo Cabrera

Con el pie izquierdo comenzó la Síndico capitalina, Katy Valenzuela Díaz, a quien ya califican como la “heredera” de las malas prácticas del mini reinado anterior, caracterizado por cogobernar  con familiares.

Más de uno se ha quejado por la actitud prepotente de Enrique Pérez Tamayo, esposo de la funcionaria, quien parece el poder tras el trono.

Recién estrenada en el cargo la esposa, Pérez sacó a relucir el cobre, ya que al igual que el ex alcalde –el otro Pérez- le dio por estacionarse frente a la presidencia municipal y amagar con “destituir” a los uniformados que intentan moverlo.

Sin empacho ha utilizado las redes sociales para denunciar un supuesto “acoso” a la sindicatura por parte de los policías municipales, claro, por no dejarlo aparcarse donde le plazca.

Lo anterior es lo menos, empleados de la comuna ya no lo soportan debido a que parece guarura, vigilante o supervisor, toda vez que buena parte del día -cual cadenero en un antro- se encuentra apostado afuera de la sindicatura.

Algunos aseguran que la intromisión de dicho personaje se debe a que le han dado alas para que asuma las riendas de la delegación de la colonia La Loma Xicohténcatl, bueno, sólo falta que pueda ganar en un proceso democrático.

Catcher

Rumbo a lo que serán las elecciones federales del próximo año, el ex gobernador Alfonso Sánchez Anaya se alista a cachar a los disidentes de las izquierdas.

Los primeros serían los petistas inconformes con el diputado local Silvano Garay que llegó a Tlaxcala para tomar por asalto al partido y las posiciones que antes eran para los tlaxcaltecas.

La lista la encabezarían los ex legisladores locales Gloria Cuatianquiz Atriano y Joaquín Pluma Morales, así como el ex candidato a la alcaldía de Apizaco, Reyes Ruíz Peña.

Aunque varios han levantado la mano para dirigir al Partido del Trabajo, nadie pasará ya que representarían un peligro al férreo control de Silvano sobre el instituto político de la estrella.

Ante ello, sumado a la urgencia de fortalecer Morena y hacer contrapeso al grupo de Ana Lilia Rivera, el también ex senador Sánchez Anaya no dudará en integrarlos a su debilitado equipo.

Otros que también podrían integrarse al nuevo bloque de las izquierdas, serían los perredistas excluidos de posiciones en el estado, encabezados por Lorena Cuéllar a quien le urge comenzar a sumar aliados, en lugar de restar como hasta la fecha.

Bola de nieve

El efecto bola de nieve ha ocurrido en el caso de la Capam capitalina. La verdadera disputa no es el control financiero y administrativo del organismo, sino la cloaca que se destapará al revisar la información contable.

Trabajadores que ganan hasta 27 mil pesos quincenales, familias enteras que siguen “administrando” la abundancia del vital líquido, y hasta la aparición de aviadores que, por cierto, son parientes de actuales funcionarios del gobierno de Adolfo Escobar, inevitablemente saldrán a la luz.

edgardocabrera_morales@hotmail.com 
http://www.facebook.com/gentetlx
http://www.facebook.com/edgardocabreramorales
twitter @gentetlx