Desliz
8 de enero - 2014

edgardogentetlx2

 

Sin todas las pruebas ni todos los elementos en mano, Marco Antonio Velasco exhibió torpeza y por tanto ambición personal para no dejar la Capam. Igualito que algunos ex alcaldes que lloraron al derrumbarse su mini imperio, en el caso del magistrado Bernal sus lamentaciones son acompañadas de múltiples recursos legaloides

Por Edgardo Cabrera

Sin todas las pruebas ni todos los elementos en mano, Marco Antonio Velasco exhibió torpeza y por tanto ambición personal al convocar a una rueda de prensa para acusar una presunta ilegalidad en su remoción de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Tlaxcala (Capam).

Sus amagos, el supuesto amparo que nunca mostró y la denuncia penal por el desalojo de 20 de sus incondicionales de las instalaciones del organismo sólo se interpretan como los pataleos de un priísta, ex suspirante a la alcaldía, que se resiste a dejar el poder pese a que el año pasado su partido no lo supo mantener en las urnas.

Marco asegura que se violentó la normatividad ya que su nombramiento fue por cuatro años y por tanto su periodo concluye hasta el 15 de marzo de 2015.

Pero también el dolido ex funcionario sabe bien que el Consejo Directivo es la máxima autoridad de la Capam y tiene la facultad de removerlo cuando le plazca.

Hasta ayer, Velasco ignoraba a ciencia cierta dos cosas: 1) sí en verdad no ha sesionado el Consejo y 2) los acuerdos entre el alcalde Adolfo y algunos miembros del Consejo que lo llevaron a tomar la decisión de colocar a Juan Bárcenas.

El desliz le cuesta muy caro, sobre todo porque hasta el momento no cuenta con el respaldo de alguna autoridad que le dé fuerza a los señalamientos de las supuestas irregularidades en su remoción.

Nos dicen que la decisión de salir ante la prensa sin algo en concreto fue mal recibida en su partido ya que en lugar de quedar como víctima ante la opinión pública, la percepción fue inversamente proporcional.

Agónico

Fernando Bernal Salazar no quiere, insiste en continuar con su jugoso ingreso económico que percibe como magistrado del TSJE.

Falso que su intención sea la de continuar «salvaguardando» los intereses de una población ávida de justicia, como algunos corifeos disfrazados de asociaciones de abogados dijeron en su momento.

Al magistrado Bernal lo que en verdad le causa preocupación es dejar de cobrar la renta por sus servicios.

Si bien su capacidad intelectual en materia de leyes no está en entredicho, lo que sí se encuentra cada vez más desgastada es su calidad moral al negarse a dejar un cargo por el cual no fue ratificado por el Congreso.

Igualito que algunos ex alcaldes que lloraron desgarradoramente la noche del 31 de diciembre cuando estaba por derrumbarse su mini imperio, en el caso del magistrado Bernal sus lamentaciones son acompañadas de múltiples recursos legaloides para tratar de retardar la agonía.

El último de sus desesperados intentos ocurrió a sólo cinco días para que asuman funciones dos nuevos magistrados.

Interpuso un recurso de queja ante el Tribunal Colegiado de Circuito para tratar de obtener una suspensión que le permita continuar en el cargo como inamovible.

Sin embargo su acción se trata sólo de patadas de ahogado, dado que el propio presidente del TSJE, Justino Hernández, no meterá las manos ya que lo que en verdad le quita el sueño es su relevo de la titularidad del poder Judicial que pronto ocurrirá.

 

 

De los 18…

A los 18 sólo les quedó la G y el gusto de estar cohesionados poco más de una semana, el PRI se las regresó y se agandalló puestos claves. Los principales órganos de dirección legislativa (las secretarías Parlamentaria y Administrativa) están en manos del PRI y su nuevo aliado PRD. Y simpático resultó el diputado panista Ángelo, no sabe contar

Por Edgardo Cabrera

Como lo anticipamos en la víspera, a los 18 sólo les quedó la G y el gusto de estar cohesionados poco más de una semana en la que obtuvieron su mayor triunfo al apropiarse de la titularidad del Comité de Administración.

En apariencia, durante la rebatinga los principales ganadores fueron los perredistas que hasta el momento han sabido aprovechar su condición de tercera fuerza política.

Ya tienen las finanzas y la fiscalización en sus manos, pero falta que se pongan de acuerdo entre ellos porque con dinero en mano seguramente caerán en los excesos, el divorcio y la lucha intestina.

En su loca ambiciosa carrera ayer tres de los perredistas «defensores de los ciudadanos tlaxcaltecas» se abrieron del G18.

Como era de esperarse y fieles a su costumbre, se dividieron. Tres de ellos abandonaron a su coordinador, al que dejaron sólo con Santiago Sesín quien se mantuvo con respeto al documento que apenas habían signado el 31 de diciembre.

Por el contrario Eréndira Jiménez Montiel, Salvador Méndez Acametitla, y Juan Ascensión Calyecat, temieron por el poder de Santiago al frente del Comité de Administración y construyeron su propio acuerdo para adjudicarse con el apoyo del PRI la Secretaría Administrativa y la Comisión de Finanzas, esta última para Chava Méndez convertido en ejemplo de incongruencia entre el decir y hacer.

En este proceso el trío evidenció que como aliados son poco confiables, carecen de moral, y mantienen viva la premisa de que “quien traiciona una vez…”.

Pero de ese anecdótico G18 también huyeron la Socialista, Patricia Zenteno Hernández, y el del Movimiento Ciudadano, Baldemar Cortés, para terminar de inclinar la balanza y transformar la G en 13.

Viejos diablos

En tanto que el PRI demostró, de nuevo, que más sabe el diablo por viejo. Aguardó el momento preciso para negociar, desarticular el G18 y apropiarse con sus nuevos aliados de comisiones claves y direcciones del Congreso.

Los principales órganos de dirección, los que mueven todo al interior, en este caso las secretarías Parlamentaria y Administrativa están en manos del PRI y PRD. Comunicación Social, Estudios Legislativos y Jurídico fueron cedidos a la chiquillada aliada al tricolor y a la oposición.

Aunque las finanzas quedaron completamente en manos del PRD -tras negociar con el tricolor la Secretaría Administrativa al imponer a José Manuel Juárez Reyes y sacar a Fabricio Mena-, insisto, no significa que tendrán el control.

El tricolor se agenció la secretaría parlamentaria con el ex diputado Héctor Martínez, quien es uno de los pocos soldados del PRI que les dio resultados a su paso por la LX Legislatura.

En comunicación social se truncó la llegada del ex vocero de Héctor Ortiz, Domingo Fernández, quien ayer mismo se encontraba muy cerca del Congreso en espera de ser llamado. Sin embargo la oposición integrada sólo por el PAN-PAC-PT mantuvo la posición impulsando a la ex vocera de la PGJE en el sexenio pasado y propietaria del diario digital Agenda Tlaxcala, Judith Soriano.

En cuanto a las comisiones ordinarias, los opositores y ex impulsores del G18 se quedaron fuera de las principales.

Alfabetización…

Simpático resultó el diputado panista Ángelo Gutiérrez Hernández quien ayer durante la disputa de las direcciones y la desarticulación del G18 acusó que “se impuso la voluntad de sólo unos cuantos”.

Se me hace que el joven legislador y ex delegado del Conafe no sabe sumar. En la votación se impuso una mayoría –no afín a sus intereses, cierto-, pero igual que la mayoría que días antes aplacó al PRI al agenciarse el Comité de Administración.

Al diputado Ángelo le urge priorizar la razón y no hablar con el corazón.

Pésame

Desde este espacio nuestro más sentido pésame a nuestro compañero periodista y amigo José Carlos Avendaño Flores, por el sensible fallecimiento de su padre Carlos Avendaño Galindo.

edgardocabrera_morales@hotmail.com 
http://www.facebook.com/gentetlx
http://www.facebook.com/edgardocabreramorales
twitter @gentetlx