Caos total
7 de enero - 2014

fernando_tamayo

Por Fernando Tamayo

Comenzamos un nuevo año, como siempre, deseando a nuestros lectores lo mejor para este 2014. Lamentablemente pinta, al menos en estos primeros días, complicado dado los aumentos en distintos productos y servicios gracias a las reformas que en materia hacendaria fueron aprobadas en plena recta final de 2013.

Al respecto y a la par del inicio de esta nueva anualidad, el escenario y el mapa político fue reconfigurado al tomar posesión los nuevos Diputados integrantes de la Sexagésima Primera Legislatura, así como también los nuevos Ayuntamientos, los cuales llegan con nuevos bríos dispuestos a mejorar los resultados que sus antecesores no pudieron otorgar. Sin embargo, la forma en que reciben las municipalidades obliga a pensar en reformar la fecha en que deban tomar posesión las nuevas autoridades.

Sin duda el iniciar el año a la par de la toma de protesta de alcaldes, síndicos, regidores y presidentes de comunidad resultó sumamente complicada, pues aunque no se quiera, gran parte de la sociedad se encuentra en plena vivencia de las fiestas decembrinas por lo que la transición correcta se quedó, una vez más, en el papel.

Así, y de acuerdo a la información otorgada por el propio Órgano de Fiscalización Superior, gran parte de las alcaldías fueron entregadas en un pleno desorden, principalmente financiero, dado que la mayoría de los ex alcaldes fueron capaces de desaparecer hasta mobiliario, como según fue documentado por el propio organismo fiscalizador.

Los problemas más graves se presentaron en aquellos Ayuntamientos donde el Revolucionario Institucional otorgó la estafeta a otro instituto político como en el caso de Huamantla, Tlaxcala y Zacatelco municipios que fueron recibidos no solamente sin recurso alguno sino además con una serie de deudas que serán el dolor de cabeza inicial de las nuevas autoridades.

Un municipio con peculiar atención fue el de Apizaco donde la entrega-recepción se pensaba sería tersa y respetuosa dada la condición de amistad y compadrazgo entre el alcalde entrante y el saliente sin embargo, y de acuerdo a lo informado por el munícipe actual de la Ciudad rielera, las complicaciones financieras de la llamada «Ciudad Modelo» son más graves de lo esperado.

De esta manera, y a pesar de que por primera vez en la historia de nuestro Estado los procesos de entrega-recepción se realizaron de acuerdo a la nueva ley en la materia, las complejidades, los faltantes y las desapariciones de información y de bienes fue la tónica de todas las transiciones municipales.

Esperemos por el bien de Tlaxcala y sus habitantes que los que hoy reciben el poder sean lo suficientemente capaces para no solamente hacer los señalamientos correspondientes, sino además, establezcan las medidas necesarias para que aquellos que se aprovecharon de su condición de autoridades en el trienio pasado sean castigados, de lo contrario, nuestra Entidad continuará supeditada a la opacidad e impunidad que hoy la caracteriza.

A nadie conviene que ninguna autoridad saliente sea castigada. Es fundamental que se inicien los procedimientos de responsabilidad y se establezcan las medidas resarcitorias correspondientes ya que de no realizarse, los que hoy inician su mandato, serán corresponsables de los daños causados a las haciendas municipales. Al tiempo.

Desde la barrera

Con los mandatos iniciados en los primeros minutos del 2014 un nuevo capítulo en la historia política tlaxcalteca de igual forma comienza. Hoy los desencuentros, las rupturas y protagonismos parecen ser la constante de las nuevas autoridades pensando desde este momento en la llamada sucesión gubernamental que marcará sus primeras páginas en este nuevo año.

www.miradasdetalante.blogspot.com
fernandotmy@gmail.com
twitter.com/fernandotmy