La voz del obispo
6 de enero - 2014

ranulforojascolumna23

P. Ranulfo Rojas Bretón

Con el gusto de saber que logramos brincar el 13 y que ya estamos en el 14, así de fácil se dice pero qué difícil es lograrlo. Dios nos lo ha concedido y se abre una nueva oportunidad que no debemos desaprovechar. El año 2014 es el tiempo que no ha concedido Dios para vivir y si bien el año 2013 debe ser reflexionado y como dice el Obispo en su mensaje de Año Nuevo 2014: “Ésta es la ocasión propicia para analizar con serenidad el pasado, enfrentar con pasión el presente y abrirnos con esperanza hacia el futuro.

Es propio del corazón humano el ser agradecido: demos gracias a Dios, de quien todo bien procede, por lo que en este año nos ha concedido, en especial el don de la vida con todo lo que implica: penas y alegrías, éxitos y fracasos, etc.

Al mismo tiempo, agradezcamos a tantas personas que a nuestro alrededor nos han favorecido con su amor, comprensión y servicio. Manifiesto mi gratitud para con todos aquellos que, durante este año, pusieron su granito de arena para el bienestar y desarrollo de nuestra comunidad tlaxcalteca: autoridades civiles y militares, empresarios, medios de comunicación, maestros, comerciantes, obreros, campesinos, sacerdotes, religiosas, padres de familia y para quienes, desde su profesión y oficio, diariamente se esmeraron por servir a nuestro pueblo.

Reconozcamos también con humildad nuestras faltas de pensamiento, palabra, obra u omisión, para con Dios, nuestra familia o comunidad, nuestros amigos o nosotros mismos, y, arrepentidos, al tiempo que confiamos en la misericordia de Dios, pidamos y otorguemos el perdón a todos aquellos que sea necesario. Lo más bello del perdón es que podemos reiniciar nuestra relación, como si nada la hubiera dañado antes y con la confianza de que será mejor en adelante”.

Porque estamos en este mundo como peregrinos pero no es casualidad. El Obispo en su mensaje insiste: “Este acontecimiento nos sitúa frente al devenir del tiempo y de la historia, y nos preguntamos: quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos. No es una casualidad que estemos viviendo en este momento de la historia y en estas tierras tlaxcaltecas. Somos peregrinos, pues no tenemos aquí nuestra morada definitiva y, a la vez, experimentamos la necesidad de dejar huella a nuestro paso y de construir un mundo más humano y más fraterno, para nosotros mismos y para las generaciones futuras”.

Ahora bien, si estamos ya en este 2014, lo tendremos que hacer abiertos con confianza. Dejar a un lado las miradas fatalistas, que nos hacen ver el futuro de manera aterradora y pensemos que hacia adelante las cosas deben ser mejores. Nuestro obispo insiste: Pero sobre todo, miremos con optimismo el futuro del nuevo año que nos hace albergar esperanzas de nuevas oportunidades de crecimiento integral como personas y en comunidad. Definamos nuestro programa de vida con los propósitos o metas que queremos alcanzar, tomando en cuenta que los demás necesitan de nosotros; no les privemos de los talentos que Dios nos dio, para colaborar con Él en la construcción de una mejor sociedad.

Estos tres valores de la gratitud, el perdón y la esperanza hemos de vivirlos a lo largo del nuevo año y en toda nuestra vida, pues son un camino seguro para nuestra felicidad”.

El inicio del año debe ser especialmente para los católicos una renovación de nuestro compromiso bautismal pues el bautismo no sólo es un rito sacramental sino una concepción de vida que rebasa el rito litúrgico y se proyecta o se debe proyectar en el ámbito que cada uno vive. Dice nuestro obispo: “Al iniciar este nuevo año 2014, vivamos con alegría nuestra identidad de bautizados, como hijos de Dios que caminan en la luz de Cristo. Es una bendición estar bautizado y ser parte de la Iglesia, pero no basta la pertenencia y la participación hacia dentro, es necesario proyectar con alegría nuestra fe en los distintos campos de la vida social, transformando con los valores del Evangelio esos ambientes en que nos desenvolvemos: la familia, la cultura, la política, la economía, el comercio, la escuela, etc”.