Los bravos “De Haro”
29 de diciembre - 2013

gerardo_toros

Ayer en la Monumental Plaza de Toros México se presentaron los bravos toros de la ganadería De Haro, que emocionaron a la asamblea reunida en el coso mayor de América, y refrendaron la importancia de la bravura en una tarde de toros.

Por Gerardo Orta

La bravura es característica fundamental del toro de lidia, que en algunas casas ganaderas se ha ignorado con el infinito afán de complacer a algunas figuras, tanto nacionales como extranjeras.
Sin embargo, algo de resaltar en la cabaña brava tlaxcalteca, es que la bravura se sigue buscando como una de las premisas fundamentales de la fiesta de los toros que, cada vez más, es testigo de animales pastueños, mansos y reservones.

El peligro es inherente a la fiesta brava, y ayer se demostró con los bonitos cárdenos De Haro. Los toros de esta casa ganadera instalada en Tlaxcala, tradicionalmente han sido toros de embestida seca, difícil y que no cualquier torero les hace faena.

Los toros que enviaron los ganaderos De Haro, lo mismo permitieron el lucimiento, que generaron nervio y emoción en el graderío.

Los lidiados por Federico Pizarro, Pepe López, y Ricardo Rivera, pidieron el carnet a los toreros, como se dice en la jerga taurina, y en ocasiones les hicieron ver mal, como en el caso de Pepe López, quien me parece, pudo haber hecho más con su segundo.

Brillaron los toros en la suerte de varas, durante el primer tercio de la lidia. Los toros empujaron y no rehuyeron al castigo, al contrario, se agrandaron y dieron pelea ya en los dos siguientes tercios de la lidia.

Mostraron fiereza, y generaron resabios, pues al menos dos del encierro miraban al torero con las negras intenciones de cogerle. Tal suerte la del colombiano Ricardo Rivera con el primero, y Federico Pizarro con el segundo, cuyos toros les pegaron un susto grande.

Según José Luis Prieto Garrido en su libro, “Cómo ver el toro en la plaza”, nos dice:
“La bravura del toro de lidia puede considerarse como un fenómeno multidimensional, con diez aspectos de comportamiento a considerar:
Movilidad, acometividad, fijeza, embestida al caballo, embestida a los engaños, fiereza, nobleza, fuerza, transmisión, y crecerse.”

Me parece que los toros De Haro, cumplieron con la ortodoxia taurómaca, si es que ésta existe por tratarse de un animal que jamás se podrá adivinar su comportamiento.

Sin embargo, los bichos permitieron el lucimiento para los toreros, la emoción para los tendidos, y renovaron la esperanza de ver toros bravos en la Monumental Plaza México.

Además de que siempre será favorable que nuestra baraja brava tlaxcalteca pueda figurar en más tardes en el tremendo embudo capitalino, y volver a las épocas de Piedras Negras, Rancho Seco, y ahora con la también legendaria De Haro.