A toro pasado
23 de diciembre - 2013

fernando_tamayo

La ya agonizante Legislatura actual terminará bajo señalamientos y disputas de aquellos que se aferran a no dejar el fuero y que lejos de preocuparse por concluir su encargo con decoro han determinado generar el mayor número de reflectores que les permitan

Por Fernando tamayo

El fin de semana, y en plena época de fiestas navideñas, el Congreso del Estado y sus integrantes determinaron aprobar la llamada Reforma Energética. Lo anterior pese a que la misma ya había sido declarada constitucionalmente válida e incluso promulgada por el Ejecutivo Federal en sendo evento que, sin duda, será recordado en los próximos años.

Al respecto vale la pena reflexionar en torno a dicha sesión que por enésima ocasión fue cuestionada respecto a la legalidad y legitimidad sobre su realización.

Sin duda la Sexagésima Legislatura será recordada como una de las más polémicas que han existido, no sólo por aquellos que formaron parte de ella como Diputados Propietarios sino, incluso, por los que siendo suplentes lograron por una cuestión más circunstancial que meritoria  ocupar una curul al menos por algunos meses y que lejos de aprovechar la oportunidad para demostrar su capacidad fueron evidenciados por otras cualidades contrarias a la virtud.

Así la aprobación a destiempo de la reforma constitucional sobre hidrocarburos y generación de energéticos es sin duda la cereza del pastel respecto de lo que representó el día a día en el Palacio Legislativo, al menos desde que una parte importante de los legisladores propietarios determinaron participar en la pasada contienda electoral del siete de julio.

De esta manera, y particularmente en estos últimos días, el protagonismo, la falta de conocimiento y la tertulia navideña dieron al traste de lo que se suponía debía ser un cierre digno de uno de los tres Poderes del Estado, principalmente por el hecho de que sus responsabilidades como mecanismo de equilibrio y contrapesos se acrecientan en la recta final de cada año.

Y es que no solamente en estas últimas sesiones extraordinarias la aprobación de dicha reforma estructural del país se realizó fuera de tiempo, sino la propia sesión a través de la cual se validó un presupuesto que resultó parchado; pues dicha reunión plenaria se llevó a cabo fuera de los procedimientos establecidos por el Reglamento Interior y la Ley Orgánica de dicha Soberanía.

A pesar de que las anomalías fueron evidenciadas por algunos Diputados en el Pleno, la «mayoría» determinó continuar la Sesión bajo el lema del «no pasa nada» y dar trámite a la ilegal votación.

Así la ya agonizante Legislatura actual terminará bajo señalamientos y disputas de aquellos que se aferran a no dejar el fuero y que lejos de preocuparse por concluir su encargo con decoro han determinado generar el mayor número de reflectores que les permitan, de acuerdo a su forma de ver la política, seguir vigentes.

Desafortunadamente en su actuación han generado desconcierto e incertidumbre, principalmente entre los municipios y los alcaldes electos, quienes son los que más han sufrido y sufrirán las consecuencias de sus decisiones.

Ahora que sólo quedan escasos ocho días para culminar la Sexagésima Legislatura esperemos que sus integrantes, particularmente algunos suplentes, tomen en cuenta la importancia y la responsabilidad que implica el ser representantes populares y al menos redireccionen su actuar; de lo contrario su encargo, que pronto culminará, será probablemente el último que tengan la posibilidad de ocupar. Al tiempo.

Desde la barrera

Valga la ocasión para desear desde este espacio lo mejor en estas fiestas a todos los tlaxcaltecas, esperando que el año venidero sea de dicha, armonía y tranquilidad, pero sobre todo de trabajo y desarrollo para nuestra Entidad. A todos mis amigos lectores muchas felicidades y que tengan una excelente navidad y año nuevo.

www.miradasdetalante.blogspot.com
fernandotmy@gmail.com
twitter.com/fernandotmy