Presenta Teodaro Muñoz reforma para regresar bienes a sujetos indultados
12 de diciembre - 2013

Tlaxcala| Gerardo Orta.- El diputado local priísta, Teodardo Muñoz Torres, presentó propuesta de reforma al artículo 12 de la Ley de Extinción de Dominio, con la intención de regresar los bienes incautados en caso de que un sujeto haya sido indultado de los cargos imputados por la justicia.

En sesión pública ordinaria de este jueves, se dio lectura a la iniciativa que contiene la modificación que, en su segundo párrafo, establece que: “En caso de que el Juez declare improcedente la Acción de Extinción de Dominio, de todos o de alguno de los bienes, ordenará la devolución de los bienes no extintos en un plazo no mayor de seis meses.”

El también coordinador de la fracción parlamentaria del Partido Revolucionario Institucional (PRI), reconoció la necesidad de adecuar la Ley de Extinción de Dominios, en lo que se refiere a la devolución de los bienes materia de la controversia, sólo en caso de que la sentencia sea absolutoria o el Juez declare improcedente la acción.

Recordó que la Ley de Extinción de Dominios, ha sido un instrumento legal que ha resultado de utilidad para que las instancias procuradoras e impartidoras de justicia, debiliten las estructuras criminales en la parte que más les duele: los recursos económicos.

En la misma sesión, se aprobó el proyecto de decreto por el cual se adiciona el artículo 49 BIS de la Ley de Salud del Estado de Tlaxcala, que presentaron las comisiones unidas de Puntos Constitucionales, y la de Salud.

De manera particular, el expediente establece y reconoce la necesidad de incluir en la ley los derechos de los médicos, pues no se encuentran, hasta este momento, contemplados o incorporados expresamente en alguna disposición jurídica.

Entre otros, el dictamen reconoce como derechos de los médicos, los siguientes: Ejercer la profesión en forma libre y sin presiones de cualquier naturaleza; Abstenerse de emitir juicios concluyentes sobre los resultados en la atención médica; Recibir trato respetuoso por parte de los pacientes y sus familiares; Salvaguardar su prestigio profesional; y Percibir remuneración por los servicios prestados.