Reflexión
4 de julio - 2013

alamoda2Algunos de mis colabores concluyeron que su decisión estará enfocada en el llamado “voto útil”, es decir, no desperdiciarán su sufragio con aquellos candidatos que se encuentran rezagados en las encuestas por lo que se inclinarán a favor de los punteros. Su razonamiento es válido, pero…, mi cuestionamiento es: cómo saben quién o quiénes son los candidatos punteros

Mr. Tlx

Finalmente terminaron las campañas de los candidatos en busca de ganar nuestras simpatías. Oficialmente desde hoy el bombardeo progandístico concluye y pasamos al tiempo de la reflexión.

Y precisamente en eso de la reflexión, desde ayer me reuní con varios de mis corresponsales para analizar nuestras opciones y llegar a una conclusión respecto a quiénes serán nuestro candidatos.

Algunos de mis colabores concluyeron que su decisión estará enfocada en el llamado “voto útil”, es decir, no desperdiciarán su sufragio con aquellos candidatos que se encuentran rezagados en las encuestas por lo que se inclinarán a favor de los punteros.

Su razonamiento es válido, pero…, mi cuestionamiento es: ¿cómo saben quién o quiénes son los candidatos punteros, considerando que las encuestas se ocultaron y ninguno de estos ejercicios se hizo público?

Hay algunos estudios demoscópicos levantados por los propios partidos políticos y candidatos, mismos que fueron filtrados en algunos medios de comunicación, pero la realidad es que en Tlaxcala las encuestas se extinguieron y no se revelaron. Por lo que el “voto útil” puede volverse inútil al creer que fulanito o fulanita son “punteros”; capaz que en la realidad están más jodidos que Gabriel Quadri en la elección presidencial del año pasado.

Otro de mis corresponsales sugirió, considerar sus cierres de campaña para tener un indicador “objetivo” del “arrastre” que tiene con los votantes.

Mmm, pero cómo asegurar que los eventos multitudinarios realmente inclinan la balanza para alguien.

Por ejemplo, en 2010, varios de mis amigos y corresponsales, se sorprendieron del cierre de campaña de Adriana Dávila, jamás habían visto a tanta gente reunida en la plaza de la Constitución, la marea de almas cubría todo el primer cuadro de la capital del estado. En contraste, Mariano González tuvo un evento discreto. El resultado lo conocemos.

Ahora bien, si nos dejamos llevar por las fotos actuales, en Apizaco, por ejemplo, se concentró un gran número de personas en el centro de la ciudad para bailar con la Sonora Santanera, y en Zacatelco y Ocotlán los cumbieros atascaron las plazas públicas para ver en vivo a la sonora Dinamita. Muchos de ellos ni siquiera pertenecían al padrón de votantes, por lo que los candidatos que contrataron a los grupos musicales no necesariamente pueden presumir el logro de tantas simpatías.

Por cierto que en esto de la contratación de los grupos musicales, me preguntó cuánto gastarán los candidatos y si no se ponen en riesgo de rebasar los topes económicos de campaña establecidos por la autoridad electoral.

Aún más, porqué no destinan ese cuantioso recurso económico a causas nobles como el apoyo de casas hogar, atención a discapacitados o para personas en situación de calle.

Regresando al tema de la reflexión, no faltó uno de mis corresponsales, el “drástico” como lo conocemos, que sugirió no salir a votar y castigar con el látigo de nuestro desprecio a los políticos, propuesta que también fue rechazada.

Otro más, castigar a los gobiernos en turno en nuestros municipios y votar por los contrarios aunque tampoco tengan buenos antecedentes, o peor aún, hasta delincuentes resultan algunos que a su paso por la administración pública enfrentan denuncias penales por la malversación de recursos públicos.

Al final de nuestro ejercicio concluimos que lo mejor era realmente analizar a cada uno de los candidatos, revisar sus propuestas y trayectoria. Es falso cuando se dice que no hubo propuestas, claro que las hubo, algunas carentes de sustento y fantasiosas, pero otras que en verdad son dignas de analizar y respaldar.

En tiempos de la comunicación digital, basta revisar por internet y seguirle la pista a los candidatos, urge integrarnos al selecto grupo de votantes reflexivos y dejar de lado el abstencionismo ó el sufragio a cambio de un regalo o dinero.

El domingo, a votar.

Nos leemos la próxima semana.