Descalificación
3 de julio - 2013

circo_logo_nuevoEl PAN excluyó de los acuerdos con el 7 de mayo a sus candidatos a diputados en los distrito I y II, pese a ello Josefina habló de unidad en Tlaxcala. Las campañas negras se desataron en la recta final, a Serrano no lo bajan de “borracho” en Zacatelco, a Velázquez de “ladrón” en la capital y a Rafael de miembro de un “cartel” en Apizaco. Si el domingo los resultados le favorecen a Sesín presumirá la victoria en al menos diez municipios aniquilando a algunas tribus del PRD

Edgardo Cabrera

Descalificación. Las campañas negras vía panfletos o por redes sociales se desataron en la recta final denigrando, insultando y hasta amenazando no sólo a los candidatos, sino a sus familias y a la propia ciudadanía. En Zacatelco al perredista aspirante a la alcaldía Sergio Serrano no lo bajan de borracho; al del PAN, Francisco Román, lo promocionan como perdedor y corrupto; en Tlaxcala, Antonio Velázquez, es panfleteado por ladrón y mentiroso; y en Apizaco el torero priísta Rafael Ortega es tratado como miembro de un “cartel” por su relación con marinistas.

Caldo de cultivo. Precisamente en Apizaco el despliegue de una mega lona, en pleno centro de la ciudad y en la que se trata como “delincuentes” al candidato Rafael Ortega y algunos miembros de su equipo de campaña (al colocar la leyenda “se buscan”) anticipa una jornada electoral ríspida y con brotes de violencia, así como un proceso poselectoral donde la denostación y agresión prevalecerán. El autor del espectacular es el candidato del PRD-PT Reyes Ruíz, quien el domingo pasado inició con la campaña del odio. Al momento el IET ha sido incapaz de llamar a la civilidad y por el contrario ha tolerado dichas muestras. Peligro, focos rojos.

Pedacería. Mientras Cristóbal Luna, quien se ostenta como secretario del PRD, dio por muerto a su partido, los nuevos liderazgos le apuestan a lo contrario. Tal es el caso de Santiago Sesín que está en posibilidad de asumirse con el control del partido desplazando -para empezar- la decadente Nueva Izquierda que comandan Víctor Briones, Alejandro Martínez y el propio minervista Cristóbal. Si el domingo los resultados le favorecen presumirá la victoria en al menos diez municipios donde impulsó candidatos, entre ellos Chiautempan. En contraste Briones y Martínez se tendrán que resignar con una regiduría en la capital y asumir la derrota de Efrén López en Cuapiaxtla.

Fricciones. La visita de la ex candidata presidencial Josefina Vázquez Mota evidenció la descomposición del PAN y su lucha interna en pugna por el control del partido. En la capital del estado el candidato a la alcaldía, Adolfo Escobar, desairó a los abanderados azules de los distritos I y II -Celina y Maximino- a los  que excluyó de una reunión con la ex legisladora federal y el Sindicato 7 de mayo. El descarte ocasionó malestar en el equipo de los abanderados a una diputación y evidenció incongruencia de la ex aspirante presidencial quien horas antes aseguró a reporteros que el PAN en Tlaxcala era un partido “cohesionado y unido”.

Doble juego. A colación del respaldo del 7 de mayo a Escobar Jardínez, la negativa de invitar a los candidatos a diputados panistas en el I y II distrito se debe a que el sindicato ofreció trabajar a favor del PS en los distritos, partido que le correspondió a la familia Erazo Rodríguez con la segunda posición de los candidatos a diputados plurinominales. El doble juego de Guadalupe Rodríguez y su esposo Pedro Erazo no importa al PAN y a su pragmática dirigencia.

Mártires. Por cierto que la diputada Patricia López Aldave, y el ex delegado de la Segob, Juan Antonio González, fueron convertidos en mártires, héroes y villanos por su propio ex partido, que dedicó demasiada atención a su renuncia. Si en verdad no representan nada lo mejor era ignorar su adhesión al PRI. Error de cálculo del equipo de comunicación, lo único que provocaron fue un boomerang al acusar a los dos tránsfugas de forjar una fortuna al amparo azul.

Boomerang. Por ejemplo en la columna Rozones del diario La Razón ventilan a la senadora Adriana Dávila de no regresar los 430 mil pesos que su bancada le depositó ya que declaró que los invirtió en dos unidades médicas móviles. A la fecha sólo 12 de 38 legisladores devolvieron la lana. El caso es que en plena pugna interna y en el marco electoral los depósitos milenarios seguirán dando de qué hablar ya que hay voces que consideran que existió uso indebido de recursos públicos de los senadores panistas, como el delito que se le imputa a Granier.

edgardocabrera_morales@hotmail.com 


http://www.facebook.com/edgardocabreramorales


twitter  @gentetlx