Humberto Vega se dice víctima de guerra sucia para desestabilizar a la izquierda
30 de junio - 2013

12:40 Domingo 30 de junio 2013 |Tlaxcala| Gerardo Orta.- El diputado federal por Tlaxcala, Humberto Vega Vázquez, se dijo víctima de campaña negra en su contra, luego de haber sido acusado de repartir panfletos en contra de Antonio Mendoza, candidato a presidente municipal de Chiautempan.

En rueda de prensa, el legislador representante del Partido del Trabajo (PT) se deslindó de toda responsabilidad al respecto, e incluso lamentó que las acusaciones ya han llegado hasta afectar a integrantes de su familia.

Al respecto, el diputado adelantó que presentará la denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) en contra de quien resulte responsable, pues lamentó que este tipo de acusaciones se estén empleando en pleno proceso electoral, y cuando él no participa del mismo.

Incluso, Vega Vázquez se proclamó como una fortaleza para los candidatos de la izquierda en Chiautempan, por lo que los adversarios políticos intentan, por todos los medios, desestabilizar las campañas al cierre de las mismas, y obtener el voto a través de la guerra sucia.

En este sentido, el legislador federal reiteró el llamado que hiciera el año pasado en el proceso electoral federal, en el sentido de que “la gente agarre (sic) todo lo que le ofrecen” los candidatos de oposición a la izquierda, y al final razone su voto e identifique las mejores propuestas.

Vega Vázquez remarcó que aunque la izquierda esté dividida, se esperan triunfos del PT y PRD en diversos municipios y distritos del estado.

Por otro lado, aprovechó para presentar a los medios de comunicación un proyecto que, a decir de él mismo, se convertirá en un polo de desarrollo turístico que atraiga inversiones y genere el desarrollo de la zona que rodea al cerro Cuatlapanga, que ocupa territorio de los municipios de San José Teacalco y San Antonio Coaxomulco.

Sin mostrar estudios de viabilidad del proyecto, Humberto Vega detalló que la planeación busca construir una Virgen de Guadalupe monumental en lo alto del cerro, “que automáticamente se convertirá en un atractivo turístico de Tlaxcala”.

Lo anterior al criticar que el gobierno de Mariano González Zarur mantiene estancado al estado, sin acciones que permitan el desarrollo económico, turístico, y social.