La encuesta
28 de junio - 2013

circo_logo_nuevoSe sabe que varios integrantes del grupo de Anabell Ávalos estarían trabajando -bajo el agua- a favor de Adolfo Escobar. Aunque Ramiro puntea en la capital, ganará aquel que logre conquistar al 35 pc de los indecisos y retenga el voto duro de sus partidos. El PAN sigue sin poder controlar la fuga de adeptos, bastaron 2 años para pasar de 12 espacios en el Congreso a sólo 6. El caso de la lady Tlaxcala ya llegó a la CEDH y dará de qué hablar en los próximos días

Edgardo Cabrera

La encuesta. Al cierre de la semana un estudio de percepción levantado en el municipio de Tlaxcala ubicó al priísta Ramiro Pluma por arriba de las preferencias electorales, seguido del perredista Paco Hernández y del panista Adolfo Escobar. Lo más interesante de los datos es que mientras el puntero tiene un porcentaje de 21.6 a su favor, el número de entrevistados indecisos asciende a 34.9, cifra aplastante que revela el nivel de desconfianza y desencanto de los ciudadanos hacía sus gobernantes.

En el aire. Y dado que las encuestas son fotografías del momento y no necesariamente predicen el futuro –ahí está lo ocurrido en la elección federal pasada-, en la capital ganará aquel que logre conquistar al casi 35 por ciento de los indecisos y retenga el voto duro de sus partidos. El PRI cuenta con el mayor porcentaje de aglutinados como partido, sin embargo el PRD le apuesta aún a las secuelas del efecto López Obrador y Lorena Cuéllar de 2012, en tanto que el PAN tiene asentados en la capital a sus principales liderazgos.

¿Será? Como los rumores están a todo lo que dan, crecen los comentarios en relación a la simulación de poderosos grupos tricolores. Resulta que los Pérez Lira no mueven ni moverán un dedo el día de la elección a favor de Ramiro –algo que a lo mejor es lo más sano para el priísta-, mientras que los molestos con el proceso interno ya andan cargados al PRD y PAN, como Miguel Ángel Sánchez. Por cierto, aunque no está molesta, se sabe que varios integrantes del grupo de la delegada de Sedesol, Anabell Ávalos, estarían trabajando bajo el agua a favor de Adolfo Escobar con la intención de derrotar a Lorena Cuéllar y debilitarla rumbo a la sucesión de la gubernatura.

Balde. Como balde de agua fría cayó a la dirigencia estatal la adhesión a la campaña del priísta Rafael Ortega de una diputada panista y un ex aspirante albiazul a la alcaldía. Aunque su dirigente diga misa, quedó demostrado -una vez más- la falta de operación cicatriz y la soberbia de sus liderazgos que los pone en la antesala de un descalabro estatal. Haciendo cuentas, de los ex aspirantes apizaquenses ninguno se quedó. Justo compite por el PAC, José Vicente está en el PS y ahora Juan Antonio le levantó la mano al torero. Aunque la fuerza electoral de los disidentes se desconoce, lo cierto es que en tiempos de sequía cualquier gota de agua ayuda.

Respuesta. La suma de panistas con Rafael Ortega fue la respuesta del PRI al petista Reyes Ruíz que días antes presumió la adhesión del ex diputado local priísta, Domingo Grande Sánchez, hermano de Pascual (eterno líder cetemista en la entidad). No es la primera vez que Domingo se suma a otros partidos, es más, en el PRI ya ni lo tenían registrado como militante, ¡curioso!

De pena. Si lo que ocurre en el plano nacional es de pena ajena, por la pelea por el control del poder en el PAN, en Tlaxcala el albiazul sigue sin poder controlar la fuga de adeptos. Ahí están los Ortices, con el único gobernador que el azul ha tenido. Bastaron dos años para pasar de 12 espacios ganados en el Congreso a sólo seis, con la reciente adhesión de Patricia López Aldave al PRI. De seguir así, cuando arranque el segundo periodo ordinario de sesiones su fuerza no pesará más que la del PRD.

Lady Tlaxcala. El caso de Jessica Doany Méndez, conocida como “lady Tlaxcala”, dará de qué hablar en los próximos días. La secretaria mecanógrafa de mesa de trámite del Tribunal de Conciliación y Arbitraje, amenazó y golpeó a policías estatales que la detuvieron el pasado 15 de junio cuando conducía en estado de ebriedad. La lady presentó una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos ya que sostuvo que los uniformados se desquitaron y la golpearon cuando estaba encerrada en los separos. Pero la novela sigue, ya que según el dicho de los policías que la detuvieron, la altanera empleada de gobierno golpeó en el estómago a una de sus elementos que se encontraba embarazada. La pregunta obligada, ¿porqué la corporación permite a una de sus policías en estado de gravidez estar en contacto con infractores de la ley?, algo que organismos defensores de mujeres ya analizan.

edgardocabrera_morales@hotmail.com


http://www.facebook.com/edgardocabreramorales


twitter  @gentetlx