Frívolo
20 de junio - 2013

alamoda2Si el candidato “Neto”, ese de la botarga en forma de huevo en la capital del estado, resulta una verdadera agresión al intelecto de los ciudadanos, el abanderado del PAN en el distrito II deja mucho que desear al colocar a Superman como el Nostradamus de su campaña

Mr. Tlx

Una semana más de campañas políticas y en verdad espero que ya se acaben para dejar de escuchar, ver o leer las tonterías de algunos candidatos que en busca de ganar simpatías caen en la frivolidad y en el peor de los casos, como la semana pasada lo cite, en la chacota olvidando que buscan llegar a un puesto para gobernar o en su caso legislar para los tlaxcaltecas.

Si el candidato “Neto”, ese de la botarga en forma de huevo en la capital del estado, resulta una verdadera agresión al intelecto de los ciudadanos, el abanderado del PAN en el distrito II deja mucho que desear.

max2Frívolo, ha utilizado las redes sociales para echar desmadre. El sábado a través de su cuenta de Facebook Máximino Hernández Pulido escribió: “me dicen que en la última parte de la nueva película de Superman, revela que vamos a ganar las elecciones”.

Seguramente, al verse evidenciado negará la autoría de las tonterías escritas en redes sociales y acusará la “suplantación” de identidad por hábiles hackers.

Pero si el tema de las “revelaciones” de Superman resultan una ofensa a los ciudadanos, el mismo Max decidió convertirse en “promotor” de la salud y regalar “condones a domicilio”.

La oferta, escrita también en su cuenta de Facebook, se prestó a la burla de varios de sus amigos, entre ellos el presidente de la Unión de Periodistas de Tlaxcala, Moisés Morales del Razo, quien le preguntó por las medidas de los anticonceptivos, ya sólo faltó que también le pidiera razón de los sabores y colores.

Sus ocurrencias evidencian lo ligero, veleidoso e insustancial de su propuesta. En lugar de estar regalando condones o recurrir al gurú Superman, Máximo debería ponerse a hacer campaña, gastar suela al buscar a los electores del distrito II, y no estar maquinando tonterías sentado en los cafés de los portales o colgándose de los eventos que realizan los abanderados a las alcaldías de Tlaxcala y Apetatitlán.

max4Pero sus ocurrencias no son nuevas. Como columnista en el Sol de Tlaxcala hace unos años se aventó la puntada de señalar que al himno nacional le faltaba ritmo, atentando contra uno de los símbolos patrios.

Si en verdad quiere dejar huella en la sociedad que renuncie a la candidatura y seda el paso a algún panista que tome en serio su papel.

Por cierto que en eso de los anticonceptivos, hace un par de semanas, en mis constantes recorridos por las decenas de canales de clave de la televisión, caí atrapado en las redes de la televisora que administra la Coracyt.

Y es que entre cambio y cambio me topé con la imagen de una enfermera colocándole un condón a un pepino (claro estaba explicando cómo se utiliza este método anticonceptivo), pero eso no fue lo sorprendente, sino que el set de televisión estaba lleno de adolescentes que cursan el nivel de secundaria.

Tan mala es la producción del canal local, que una y otra vez tomaban los rostros de los menores de edad boquiabiertos o sonrojados con la detallada explicación de la enfermera atentando contra su derecho a la confidencialidad.

Una cosa es que sean parte del público y otra que sean exhibidos sonrojándose, risueños, nerviosos o titubeantes.

El titular de la Coracyt, Héctor Parker, debe poner a sus productores a estudiar más, a leer la normatividad y los tratados de la Unicef como el relacionado con “Los derechos de los niños y la práctica del periodismo” o la propia Carta Magna.