Proyectos de Julio César Hernández dan esperanza de tener un digno representante en el congreso
6 de junio - 2013

15: 40 Jueves 06 de junio de 2013 |Tlaxcala| Enrique Morales.-  Una de las principales quejas de los ciudadanos es que los apoyos de los diferentes niveles de gobierno van dirigidos a quienes comprometen su voto y no para quien tiene la necesidad.

Pobladores del municipio de Coaxomulco ofrecieron su apoyo a través del voto al candidato para diputado en el Distrito XVI, Julio César Hernández Mejía, quienes argumentaron que sus propuestas son la esperanza de tener un digno representante en el Congreso local.

En la comunidad de Buenavista, hombres y mujeres apoyaron la propuesta del candidato del Partido Acción Nacional (PAN) en el distrito XVI, sobre la proyecto de ley para la atención a gente vulnerable.

Don Cristóbal pidió al candidato, Julio César Hernández Mejía, dijo “Sus palabras nos dan esperanza, sé que con su juventud podrá trabajar a favor de nosotros, y por mi edad, sé que son pocos los políticos que se atreven a hablar con la verdad, y tú lo estás haciendo. Son las obras las que hablan por nosotros, y a ti te han dejado muy bien parado, bienvenido a Coaxomulco, tu casa”.

Y es que una de las principales quejas de los ciudadanos es que los apoyos de los diferentes niveles de gobierno van  siempre para las mismas personas y no para quienes en realidad los necesitan.

“Siempre es lo mismo, los beneficiados son siempre los mismos, aquellos que elección tras elección se van haciendo de sus cosas, si no es el tinaco de agua, es el techo de su casa, o si no, dinero en efectivo, y uno que vive al día no se nos apoya con nada. Solicitamos algo y nos dicen que nosotros no lo necesitamos”, indicaron los habitantes.

Por lo anterior, Hernández Mejía señaló que sabe de las necesidades y las injusticias que se cometen en contra de los pobladores considerados como vulnerables, y es por ello que una de sus propuestas es crear un proyecto en el que se le dé a atención a este sector social.

Además, crear una contraloría social para que se esté el organismo en que las personas puedan emitir sus quejas por los malos tratos o discriminación que reciben de los servidores públicos que se encuentran laborando en los diversos edificios públicos.