La Vedette
6 de junio - 2013

En estos tiempos de elecciones todos quieren ser protagonistas aunque no se encuentren participando como candidatos, la idea es que quieren ser las estrellas del espectáculo. Para ser más claros, hay personajes públicos que se sienten vedettes.

Mr. Tlx

Lo anterior viene a colación por la anticipada declaración de Hugo Morales Alanís, director jurídico del Congreso del estado, en torno al tema de la nueva ley de Pensiones Civiles de Tlaxcala.

Quizá por su servilismo al PRD, al que le debe el puesto en el Congreso, y aprovechando la coyuntura electoral, se aventuró a decir que un juez de Puebla declaró parcialmente inconstitucional varios artículos y párrafos de la Ley de Pensiones Civiles del Estado de Tlaxcala, por considerar que son violatorios de los derechos de los trabajadores, los cuales –aseguró- tendrán que ser jubilados con base al ordenamiento anterior.

Su declaración parace un ataque directo al PRI y sus aliados que impulsaron la nueva normatividad que se elaboró al caer en banca rota el sistema estatal de Pensiones

Morales Alanís es irresponsable al dar información sobre un caso que aún no ha sido resuelto en definitiva, es evidente que (como lo ha hecho en otro momento) sólo ve por su propios intereses y atiende compromisos partidistas como los del diputado perredista Gelacio Montiel, principal opositor a la nueva ley, y propietario del jurídico del Legislativo, área que se le dio al de Tetla en esos tiempos del reparto de cuotas a las fracciones parlamentarias.

El juez poblano declaró inconstitucionales siete de 84 artículos de la norma pero no tira el procedimiento mediante el cual se aprobó. Será la SCJN la que resuelva en definitiva.

El protagonismo del director jurídico no es nuevo, algunos de mis corresponsales recuerdan muy bien que como magistrado del poder Judicial de Tlaxcala, sumergió en una profunda crisis al Tribunal Superior de Justicia del Estado en su lucha por ser presidente de ese poder.

Durante la administración del perredista Alfonso Sánchez Anaya el entonces magistrado metió al TSJE en una dinámica de pugnas políticas que derivó, incluso, en el rezago de expedientes ante la parálisis de labores de jueces y magistrados que se disputaban el poder.

Más tarde traicionó a Sánchez Anaya y se fue a trabajar a la administración federal panista como director general adjunto de la coordinación de Delegaciones de la Secretaría de Desarrollo Social federal.

Ya como panista, en el año 2010, Hugo Morales se vio involucrado en Puebla en un escándalo cuando fue acusado y detenido por el delito de abandono de persona en agravio de su propio hijo, lo cual quedó consignado en el proceso 343/2010.

El entonces funcionario federal enfrentó también una averiguación previa, la 1629/2010, por el delito de amenazas en contra de su esposa Sandra Chao Fong.

Sin duda todo un personaje vedette.