La desición tomada
21 de mayo - 2013

Sen. Adriana Dávila Fernández

El viernes pasado, las Senadoras y Senadores del Grupo Parlamentario de Acción Nacional fuimos convocados por el Presidente del Comité Ejecutivo de nuestro Partido, Gustavo Madero, a una reunión de trabajo para revisar la agenda política y legislativa, así como la actuación del Coordinador Ernesto Cordero Arroyo, que a su vez preside la Mesa Directiva en el primer año de la LXII Legislatura.

Se argumentó una serie de declaraciones y posicionamientos que, ante la opinión pública, nos muestran como un Partido carente de unidad y con deficiencias en la coordinación legislativa, lo que provoca confusión en los militantes, simpatizantes y población en general.

En distintos espacios informativos, el Presidente Madero comentó su propósito de revisar el trabajo de la Coordinación y su relación con el Partido; manifestó  interés por mejorar la comunicación entre la dirigencia nacional y el brazo legislativo en la Cámara Alta.  Defendió las facultades -como Jefe Nacional- para nombrar a los Coordinadores Parlamentarios y, aseguró, que estaba muy interesado en escuchar a los integrantes del Grupo para tomar una decisión con respecto al líder de la bancada.

Es innegable que el trabajo legislativo ha rendido frutos, en buena medida por la cohesión y responsabilidad con la que en el Grupo Parlamentario de Acción Nacional hemos actuado en beneficio de México.   Se alcanzaron acuerdos, sin regateos ni mezquindades (como en el pasado reciente lo hicieron otros Partidos Políticos) porque somos oposición responsable y propositiva, sin que ello signifique renunciar al debate político y a la libre manifestación de ideas para presentar, discutir o defender iniciativas que garanticen los contrapesos necesarios para el desarrollo de la vida nacional.

Oportuno es señalar que más allá del Pacto por México, -que es un instrumento válido del Gobierno Federal-,el Congreso de la Unión, a través de sus Cámaras, es el único facultado para reformar el sistema jurídico en cualquier materia.
Al interior del Grupo, la mayoría consideramos que la madurez y modernización legislativa, debe ser acompañada con habilidades de contrapeso a las decisiones del Gobierno Federal y su Partido.  Nuestro afán no es obstruir sino construir un marco jurídico robusto, que permita la aplicación y operación de las normas para evitar casos como, la tristemente célebre Ley General de Víctimas, entre otros.

Francamente tenía interés en escuchar los ejes argumentativos del Presidente del CEN.   De igual forma, deseaba expresar mi apoyo y reconocimiento al Senador Ernesto Cordero Arroyo como Coordinador del Grupo Parlamentario, persona trabajadora y comprometida con los principios de doctrina de Acción Nacional. Acreditadas están su legitimidad, determinación en cada una de sus acciones, interlocución eficiente con el resto de las fuerzas políticas representadas en el Senado,  con capacidad  y cualidades para encabezar el esfuerzo legislativo del PAN en unidad que, como en cualquier democracia, tendremos voces diversas pero es clara la aprobación mayoritaria de nuestra bancada, para llevar a buen puerto la agenda legislativa.

Contrario a todas las manifestaciones públicas del Presidente Madero, la decisión estaba tomada.  Decisión polémica que generará muchas notas periodísticas,  espacios para la especulación de opinadores y oportunidad ideal para vulnerar la cohesión del PAN.  Decisión que se acepta porque es una facultad estatutaria, quizás anacrónica y poco democrática, pero atribución al fin que debe ser respetada, aunque no se escuchen ni atiendan a los Senadores que representamos a Acción Nacional.

El PAN en el Senado tenemos la obligación y la responsabilidad de presentar, analizar, discutir, argumentar y, por supuesto votar, las leyes necesarias para mejorar la calidad de vida de todos los mexicanos. No vamos a permitir el regreso al autoritarismo ni las decisiones unipersonales que puedan comprometer el presente y el futuro de las generaciones. Al interior del Grupo tenemos claridad en el objetivo, porque somos contrapeso legislativo.  Desde nuestro espacio haremos escuchar nuestra voz serena con argumentos, sin estridencias, y con plena vocación democrática y de servicio por México. Ese es nuestro compromiso.