Captura PGJE a multihomicida y violador
5 de febrero - 2013

15:45 Martes 5 de febrero de 2013 |Tlaxcala| Redacción.-  La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) a través de la Policía Ministerial logró asegurar en Tepejí de Rodríguez, Puebla, a un sujeto que violó, golpeó y luego asesinó y quemó con gasolina a una pareja en Tlaxcala, en el año 1995, por lo que fue recluido en el Cereso para que desde allí enfrente su proceso penal.

La orden de búsqueda, aprehensión y detención se giró mediante el oficio 1472, de fecha 9 de agosto, del año 1995, dentro de la causa penal 155/1995, instruido en contra de Roberto Espinoza Hernández, como probable responsable de los delitos de asociación delictuosa, violación tumultuaria, privación ilegal de la libertad, homicidio y daño en las cosas.

De esta manera y gracias a que el Juzgado Segundo de lo Penal de Guridi y Alcocer obsequió la orden de aprehensión, la Policía Ministerial del Estado se abocó a las pesquisas correspondientes; sin embargo, el sujeto huyó de la entidad con rumbo desconocido y se mantuvo prófugo de la justicia durante 18 años.

No obstante, la investigación que pesa en su contra continuó, por lo que alrededor de las 11:40 horas, del día 4 de febrero, la Policía Ministerial del Estado, localizó en el municipio de Tepeji de Rodríguez, Puebla, al hoy inculpado, por lo que de inmediato lo aprehendieron y lo trasladaron al Centro de Reinserción Social (Cereso) de Tlaxcala, desde donde enfrentará los delitos que se le imputan.

Roberto Espinoza Hernández de 39 años de edad, originario de Ixtacuixtla, está relacionado en los delitos de asociación delictuosa en agravio de la sociedad, violación tumultuaria, privación ilegal de la libertad, homicidio y daño en las cosas en agravio de quien en vida respondió al nombre de Martha Guadalupe Yáñez Olguín y David Ávila Castañeda, a quienes asesinó y calcinó en el interior de un vehículo, en las inmediaciones de la Ex Hacienda de Santa Agueda.

Cabe destacar que en el año 1995, el presunto responsable en complicidad con otros sujetos, acudía a centros recreativos o parajes desolados donde ubicaban a parejas para someterlas, posteriormente violaban a las mujeres mientras que golpeaban a los hombres, finalmente los asesinaban y una vez cometido el hecho los quemaban con gasolina.