Día de la educación ambiental
24 de enero - 2013

*Dip. Vicente Morales Pérez

El 26 de enero se conmemora el Día de la Educación Ambiental, misma que no debe pasar desapercibida y mucho menos con la crisis que vive nuestro entorno; el tema no es una tarea fácil, se debe involucrar a todos los sectores de la sociedad para lograr los objetivos, así como fomentar los valores, respeto y participación en el cuidado de los ecosistemas, que es nuestro medio de vida.

Este día se celebra a partir de la Declaración de Estocolmo en 1972, con el objetivo de crear conciencia en las personas y los gobiernos, acerca de la necesidad de participación para conservar y proteger nuestro medio ambiente así como revertir los daños que a lo largo de los siglos le hemos hecho.

Se trata de impulsar la creación de nuevos modelos de desarrollo sustentable para que las pequeñas acciones que toma cada persona repercutan globalmente en el medio ambiente de una manera positiva.

La Educación Ambiental, además de generar una conciencia y soluciones pertinentes a los problemas ambientales actuales, causados por actividades humanas y los efectos de la relación entre el hombre y el medio ambiente, es un mecanismo que además infunde la interacción que existe dentro de los ecosistemas.

Esta educación debe tener un impacto a nivel mundial, que supere los daños a nuestro planeta, somos seres vivos que dependemos de lo que la misma naturaleza nos obsequia, el cuidarla, tomar conciencia y ser sensibles de su importancia, es el primer paso para construir un mejor mañana.

Entre las metas están proporcionar la información y los conocimientos necesarios en la población mundial para que ésta adquiera conciencia de los problemas del ambiente, creando en ella predisposición, motivación, sentido de responsabilidad y compromiso para trabajar individual y colectivamente en la búsqueda de soluciones.

Así como promover una clara conciencia acerca de la interdependencia económica, social, política y ecológica en áreas urbanas y rurales, además de dar a cada persona las oportunidades para que adquiera los conocimientos y valores necesarios para proteger y mejorar el ambiente y con ello alcanzar los objetivos de desarrollo sustentable.

Los principios básicos de la Educación Ambiental es considerar al ambiente en forma integral, es decir, lo natural y lo construido, no sólo los aspectos naturales, sino los tecnológicos, sociales, económicos, políticos, morales, culturales, históricos y estéticos.

Por lo que se debe asumir un enfoque interdisciplinario para el tratamiento de la dimensión ambiental, que se inspira en el contenido específico de cada disciplina para posibilitar una perspectiva holística y equilibrada.

El conocer lo que nos rodea también es fundamental, porque existe el antecedente que nunca se cuida lo que no se conoce, las dimensiones del deterioro ambiental son enormes y cada día debemos valorar las bondades de una manera profunda y responsable.

Asimismo, impulsar a participar activamente en la protección, mejoramiento y de igual manera fortalecer una cultura ambiental que empate la realidad con los proyectos ecológicos, involucrar la conciencia del ser con el hacer, en el ámbito económico, tecnológico, social, cultural etc.

A través de lo anterior podemos definir dos líneas, sobre las cuales se basa la Educación Ambiental, la primera que hace referencia a como interactúa entre sí la naturaleza donde se definen los ecosistemas, la importancia de la atmósfera, el agua, el suelo, el flujo de materia y energía dentro de los diferentes entornos naturales, así como el comportamiento de las comunidades y poblaciones.

La segunda línea va dirigida a la interacción que hay entre el ambiente y el hombre, como las actividades que influyen en los ecosistemas, como el ser humano ha aprovechado los recursos.

A manera de conclusión, me gustaría agregar que no importa cuán fácil o difícil sea el acceso a la educación ambiental, ni cuanta información haya disponible, lo importante es hacerla nuestra y ponerla en práctica día a día.

Por lo que hago un atento exhorto para que, sin excepción, participemos en el fomento de valores y cuidado de los ecosistemas de nuestro medio de vida.

*Integrante de la LX Legislatura local