El sabor de mirar: Noche de antro
20 de enero - 2013

La reciente experiencia vivida por el ex medallista Noé Hernández ya fallecido deja mucha enseñanza respecto a lo que puede transformarse en una noche de antro que en estos tiempos es demasiado frecuente en los ambientes no solo juveniles sino de todas las edades.

P. Ranulfo Rojas Bretón

La reciente experiencia vivida por el ex medallista Noé Hernández ya fallecido deja mucha enseñanza respecto a lo que puede transformarse en una noche de antro que en estos tiempos es demasiado frecuente en los ambientes no solo juveniles sino de todas las edades. Hoy es muy común vivir viernes de antro, o sábados. Salir con los amigos o con los mismos familiares a divertirse sanamente. Aunque las consecuencias pueden ser catastróficas.

Salvador Cabañas, uno de los mejores delanteros que llegaron a México, cuando su carrera estaba en el punto más alto, “El Mariscal” lo llamaban en la selección paraguaya y un ídolo para el América de México, en una noche de antro recibió un balazo en la cabeza el 25 de enero del 2010 y casi lo lleva a la muerte de la que milagrosamente se salvó pero que le impidió regresar a su carrera deportiva y con ello perder la oportunidad de estar en la Copa del mundo de Sudáfrica y seguir jugando en primera división. Él ganaba muchísimo dinero, era una figura reconocida, además de ser esperanza para su país. En el América se le sigue extrañando, “el salvador” se le llamaba por los goles que hizo y que dieron valiosos puntos y triunfos. Esa noche de antro todo se acabó y ahora Salvador Cabañas trata de rehacer su vida y se esfuerza en seguir jugando con un equipo en el que apenas y recibía 1 200 dólares al mes. Aunque es de reconocer que a pesar del balazo disparado por el tristemente célebre JJ en el Bar Bar, se está dando el milagro de estar vivo y de regreso al fútbol.

El 30 de Diciembre del 2012: Noé Hernández recibió un impacto de bala en la frente en el bar ‘Reyna de Los Reyes’, en los Reyes, La Paz  durante la madrugada por agresores desconocidos. El medallista de plata en los juegos olímpicos de Sidney Australia comenzó su lucha por la vida de la cual milagrosamente se estaba recuperando. Ya hablaba bien, se alimentaba por sí solo, caminaba, a pesar del riesgo de perder la vista en el ojo derecho. Fue sometido a varias operaciones y ya se estaba recuperando. Todo hacía suponer que regresaría a trabajar como burócrata en el gobierno del Estado de México. Sin embargo el 16 de Enero del 2013, dos semanas después del ataque, Noé Hernández sufrió un fallo respiratorio, posteriormente ingresó al hospital General de Chimalhuacán, Estado de México, al medio día, sin embargo ya no alcanzó a ser tratado y perdió la vida a las 12:15 horas. Le sobreviven su esposa Vianey y dos hijas Vianey de 10 años y Vania de 5.

Una noche de antro puede llevar a situaciones como éstas en la que dos grandes deportistas simplemente con una carrera brillante, de pronto pierden todo. Todas las personas que salen a convivir en una noche de antro deben tener precauciones y moderarse en todos los aspectos para regresar a sus casas felices por la convivencia y no terminar en tragedia lo que comenzó como una noche de diversión. Y ojalá que las autoridades y dueños de antros hagan lo posible para que esos espacios sean seguros y ofrezcan garantías de que nadie convierta su festejo en un funeral.