Par-ti-do
16 de enero - 2013

Los mismos que en 2010 llevaron a la derrota al PRD, gestionan con el PAN una nueva alianza, mientras que los adrianistas se niegan a pactar con los amarillos por la ineficacia operativa de NI. Y Serafín Ortiz y Evangelina Paredes se propusieron como delegados en Tlaxcala de la agrupación política de Manuel Espino. El nuevo Consejo del PRD en vías de ser impugnado por la designación de Sergio Juárez como consejero vitalicio

Edgardo Cabrera

Literal, el PRD se encuentra partido, dividido, hecho trizas. El Sol Azteca se perfila a un descalabro electoral del cual las que tienen más que perder son las senadoras Lorena Cuéllar y Adriana Dávila que aspiran a competir en la elección por la gubernatura dentro de tres años.

Y es que el empecinamiento del ala azul del PRD por formar de nueva cuenta una alianza con el PAN para los comicios locales de este año lleva jiribilla.

La Nueva Izquierda de Alejandro Martínez, Víctor Briones, Vicente Castellanos y Cristóbal Luna (estos dos últimos esquiroles de la multicolor Minerva Hernández) intenta debilitar las aspiraciones sucesorias de Lorena Cuéllar al poner en charola de plata de la derecha los restos de un partido que dejó de lado la ideología de izquierda y privilegió el capitalismo político.

Al pactar de nueva cuenta con el PAN debilitarían en Tlaxcala a la IDN de Dolores Padierna y René Bejarano, tribu que arropa a la ex priísta y a quien designaron como su dirigente en la entidad.

Los mismos que en 2010 llevaron a la peor derrota del PRD en elecciones locales, ahora trabajan con varios panistas en la construcción de una nueva alianza.

Vicente Castellanos, Luis Macías y Gelacio Montiel han sostenido una serie de reuniones con líderes nacionales del PAN con la intercesión de la diputada federal Aurora Aguilar y el legislador local Adolfo Escobar, principales interesados en concretar un pacto en el que el Sol Azteca les seda varias candidaturas entre ellas las de la capital del estado.

Resistencia panista

Del otro lado determinaron cerrarle las puertas a las alianzas dado que comprobaron en dos ocasiones que la Nueva Izquierda del PRD no les reditúa votos, por el contrario, su principal exponente, Minerva Hernández, los llevó a dos rotundos fracasos.

Los adrianistas que controlan el Consejo Estatal se niegan a pactar, sobre todo porque en sus análisis concluyeron que el triunfo de las izquierdas en las elecciones federales de 2012 se derivaron del efecto López Obrador, del capital priísta que atrajo Lorena Cuéllar y que otras tribus perredistas (como los Bejaranos) son más eficaces a la hora de operar electoralmente.

En el caso del distrito III federal, donde Nueva Izquierda operó a través del PAN, se comprobó que no son fuertes, de ahí su aplastante derrota. Mientras que en el distrito I donde también a dicha tribu le dieron la candidatura, ésta sí por medio del PRD y con Víctor Briones, resultó que fue el único distrito que perdieron.

Pese al análisis de los afines a Dávila Fernández, una indicación de la dirigencia nacional será suficiente para armar la alianza estatal y llevar así al fracaso –de nuevo- a ambos partidos.

Alianza PAC-PT

Aunque pensé que ya había pasado el 28 de diciembre, resulta que orticistas y petistas ya tienen prácticamente cocinada una alianza con lo que dejarían a su suerte al PRD y Movimiento Ciudadano, partidos con los que tradicionalmente han pactado.

De formalizarse el convenio, al igual que pasó en su momento con el PAN, los petistas de cepa serán desplazados y relegados por el orticismo que ya tiene seleccionados a sus candidatos por lo que un gran número de los militantes se verán obligados a migrar a otros partidos políticos (principalmente los identificados con el fallecido Juan José Piedras Romero) no sin antes armar una revolución interna, eso es un hecho.

Por cierto que en eso de su desesperación por no perder espacios de poder, y ante la seria posibilidad de perder su registro en el proceso electoral de este año, los dirigentes del PAC viajaron el martes a la ciudad de México para acompañar al ex panista Manuel Espino quien solicitó al IFE el registro de un nuevo partido político denominado Concertación Mexicana.

Serafín Ortiz y Evangelina Paredes se propusieron como delegados en Tlaxcala de dicha agrupación política.

La última del PRD

El nuevo Consejo estatal del PRD podría ser impugnado debido a la designación de Sergio Juárez Fragoso como consejero vitalicio y vicepresidente de dicho órgano partidista.

Y es que aunque quisieron justificar su designación al argumentar que Juárez fue líder estatal del Sol Azteca resulta que este personaje nunca ocupó dicho cargo, más bien, fue representante en Tlaxcala del PSUM, instituto político que antecedió al PRD.

Por lo que Sergio Juárez que llegó al cargo a propuesta de Gelacio Montiel les traerá un nuevo dolor de cabeza al Club de Tobi.

Nuevas Pistas

Seguirle la pista a un sujeto que confundió Guatemala con Huamantla. Resulta que el guatemalteco ya se instaló como candidato a diputado local por el distrito 18 debido a que busca regresar al Congreso a recuperar ese histórico bono de 400 mil pesos que tuvo que devolver al ser evidenciado públicamente a su paso por la LVI Legislatura.

edgardocabrera_morales@hotmail.com 
http://www.facebook.com/edgardocabreramorales
twitter  @gentetlx