2013. Lo que viene
8 de enero - 2013

Por el bien de Tlaxcala, y de los tlaxcaltecas, lo vivido el último día del año pasado debe analizarse, señalar a los responsables y aplicar la ley a aquellos que atentaron contra uno de los valores más importantes de la democracia local

Fernando Tamayo

Comenzamos un nuevo año y, con él, un nuevo capítulo en la vida política de Tlaxcala auspiciado por la “peculiar” forma en que la nueva Ley de Pensiones Civiles del Estado fue aprobada en el colofón del pasado 2012 cuyas repercusiones y daños colaterales han puesto en jaque el correcto desarrollo institucional en estos primeros días del 2013.

La aprobación de la reforma al sistema pensionario local, enmarcada en mecanismos distantes a la democracia y al oficio político, ha comenzado a cobrar las primeras facturas. Por lo que se hace necesario reflexionar en las circunstancias en las que la reforma misma se aprobó y las repercusiones que traerá para la vida política local en pleno inicio del proceso electoral de mitad de sexenio.

Si bien es cierto para todos era conocido la imperiosa necesidad de modificar el esquema de retiro de los trabajadores al servicio de nuestra Entidad; también, que a los responsables de apuntalar la iniciativa del Ejecutivo las formas les fallaron, situación que no solamente evidenció la capacidad que tienen algunos legisladores en las artes marciales sino que además, puso en entre dicho la separación de poderes, la autonomía legislativa y la estabilidad política y social tlaxcalteca.

Y es que sin duda lo vivido en el Congreso del Estado el pasado 31 de diciembre es un acontecimiento que  por donde se vea, y se justifique, debe repudiarse. No debe pasar inadvertido por la clase política local, pues aquel fatídico fin de año parece convertirse en el inicio de un caminar incierto por parte de aquellos que tienen la intención de contender por las siglas del partido en el poder en las elecciones del próximo mes de Julio.

Al respecto, los cuestionamientos se hacen inminentes. ¿Quién o quiénes son los responsables de lo ocurrido en el Recinto Oficial del Poder Legislativo? En el recuento de los daños, ¿Quiénes serán los más beneficiados y quiénes los más perjudicados? ¿Cuáles son las repercusiones de tan repudiable acontecimiento?

Gracias a las formas poco ortodoxas por parte del Revolucionario Institucional para generar consensos, el debate de fondo respecto a la modificación del sistema pensionario quedó en segundo término, pues independientemente de la necesidad de dicha modificación normativa, para el PRI los resultados se vislumbran complicados en términos no sólo electorales, sino además, sociales y de aceptación del actual gobierno.

Como primera reacción en lo político, social y electoral quien despacha en el número 3 de Palacio de Gobierno decidió cancelar el llamado “Informe Ciudadano” enmarcado, además, por una serie de cambios al interior del Gabinete por el número de renuncias presentadas por algunos Secretarios quienes irán cuesta arriba en el sueño de convertirse en legisladores. Paradójicamente al día de hoy, la oposición parece llevar mano en las elecciones intermedias que tradicionalmente han ganado los mandatarios en turno.

Independientemente de las ventajas o perjuicios que en términos electorales produzca la reforma a Pensiones Civiles, el gran perdedor es el Estado, ya que tras lo ocurrido en el Salón de Sesiones del Congreso Local no ha sido posible instalar la nueva mesa directiva, iniciar el periodo ordinario de sesiones, y tal vez lo más grave, no se ha aprobado el presupuesto de egresos para este 2013.

Al no sesionarse en los términos que dispone la ley que regula la actuación de la legislatura correspondiente, se pone en riesgo las decisiones que de la misma se desprendan además de que el impasse en dicha legislatura es lo más grave que puede generarse en cualquier sistema político.

Por el bien de Tlaxcala, y de los tlaxcaltecas, lo vivido el último día del año pasado debe analizarse, señalar a los responsables y aplicar la ley a aquellos que atentaron contra uno de los valores más importantes de la democracia local; la separación de poderes. De no realizarse así la gobernanza en la Entidad podría ponerse en duda con resultados negativos para todos. Al tiempo.

Desde la barrera

Durante estos primeros días del 2013 se cumple un año más de este portal gentetlx, por lo que aprovecho este espacio para felicitar a sus colaboradores y a todos aquellos que han hecho posible su consolidación, particularmente a su  director, Edgardo Cabrera, quien nuevamente ha demostrado que con trabajo, objetividad y veracidad se pueden construir espacios informativos tan importantes como éste. ¡Enhorabuena!

www.miradasdetalante.blogspot.com
fernandotmy@gmail.com
twitter.com/fernandotmy