Ahora que el DIF nos dio un paquete hidráulico, ya tenemos agua potable: Luciana
23 de diciembre - 2012

Domingo 23 de diciembre 2012 |Tlaxcala| Redacción.- Después de 12 años en que la familia de Luciana Zamora Herrera careció de agua potable en su casa, hace unos meses, a través del programa “Comunidad Diferente”, que opera el Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), recibió un paquete hidráulico que le permitió tener este servicio para todas sus actividades domésticas.

La mujer de 30 años, originaria de la comunidad de la Palma, municipio de Tlaxco, aseguró que para ella era un sueño abrir una llave en su vivienda y obtener agua, así como tener una regadera para asearse, por ello agradeció al Gobierno del Estado y en especial a la presidente del DIF estatal, Mariana González Foullon, por haberle brindado este apoyo.

Reconoció que la administración estatal verdaderamente respalda a las familias que menos tienen en Tlaxcala para mejorar su calidad de vida. “Ahora vemos que sí existe un cambio y una mejoría en el trabajo de las autoridades”.

Luciana es ama de casa y madre de cuatro niñas, desde que se casó hace 12 años, acarreaba agua con cubetas para realizar las actividades de su hogar y calentaba el agua en ollas para bañarse.

Una vez que el DIF estatal le realizó un estudio socioeconómico y constató que realmente requería este apoyo, le otorgó un tanque de agua, un calentador de leña y la tubería para la instalación de agua potable.

Menciona que su esposo, Lino Pozos Sosa, es obrero y gana cada semana 600 pesos, lo que apenas le permite cubrir sus necesidades más primordiales como es la alimentación de sus hijas Tania de 11 años de edad, Lizet de ocho, Maribel de cuatro y Joana de un año.

“Para nosotros ha sido muy difícil tener todos los servicios, apenas nos alcanza para lo indispensable, jamás hubiéramos podido comprar el tanque de agua y todo lo que nos dieron”, se sinceró.

Doña Lucy, como le dicen sus amigos y vecinos, aseveró que este paquete hidráulico le permitió mejorar su nivel de vida, pues antes sólo tenía el servicio de luz eléctrica y tenía que recolectar agua en tambos y acarrearla al interior de su domicilio para cocinar y bañarse.

“Nosotros somos personas muy sencillas y esto definitivamente nos favorece en nuestra forma de vivir, ahora tenemos agua en la casa, un baño y hasta una regadera para bañarnos”, expresó.
Reiteró su gratitud a la presidente del DIF estatal, Mariana González Foullon, por atender a las familias que habitan en vulnerabilidad e índices de marginación.