Lo que faltaba
19 de diciembre - 2012

Ahora resulta que al gobierno de Pedro Pérez le robaron bustos y estatuas de personajes ilustres de Tlaxcala; por cierto que durante un programa en la televisión oficial el alcalde fue evidenciado y regañado. Quien de plano sigue desaparecida es la nini diputada federal Guadalupe. En el Stacobat ya se cocinó la reelección de Eleazar González Tepatzi

Edgardo Cabrera

Si ya era bastante con los escándalos relacionados con la falta de obras públicas, las denuncias penales en su contra por desvío de recursos federales, la renuncia de tesoreros que no han cedido a sus caprichos, el despilfarro de recursos para la compra de una camioneta blindada, y la reprobación de su cuenta pública, ahora resulta que al gobierno de Pedro Pérez Lira le robaron bustos y estatuas de personajes ilustres de Tlaxcala.

De la noche a la mañana desaparecieron el busto alusivo a Guridi y Alcocer que estaba ubicado en Ocotlán a la altura del monumento a Tlahuicole; una estatua de Xicohténcatl que se localizaba en el parque de San Nicolás, en pleno centro de la capital; y una tercera obra alusiva a Xicohténcatl ubicada en la comunidad de Tizatlán.

El robo, como ocurre con todos los temas delicados en la capital, fue ocultado por la administración municipal y se ignora si ya fue ratificada la denuncia penal que se presentó ante la Procuraduría General de Justicia del Estado.

Pero aún peor fue que tras ser cuestionado por la desaparición de los monumentos el alcalde enunció la frase que sin lugar a dudas será la joya de este agónico 2012; y es que Pérez dijo que el hurto “no se debió a la inseguridad, sino al incremento de maleantes” (¿¡ah canijo!?).

En el interior de esa cosa redonda que Pérez tiene arriba de los hombros, los delincuentes no son sinónimo de inseguridad, por lo que la inseguridad –según su teoría- sería producto de la generación espontánea.

Más leña al fuego

La semana pasada el alcalde Pérez fue evidenciado en la televisión oficial durante un programa en el que el gobernador Mariano González Zarur habló en torno a su segundo informe de labores.

Resulta que un televidente se comunicó al canal para pedirle al mandatario su intervención para reducir las tarifas del servicio de agua potable del municipio de Tlaxcala.

La llamada provocó el inmediato malestar del gobernador quien coincidió con la persona del auditorio en el sentido de revisar la situación de la Comisión de Agua Potable ya que no es la primera queja que se presenta por el cobro desmedido del servicio, es más, recordó que al gobierno estatal le pretenden cobrar 50 millones de pesos por supuestos adeudos que se vienen arrastrando desde varias administraciones.

Efectivamente, el tema de los organismos encargados de abastecer del vital líquido en los municipios debe revisarse a fondo con el objetivo de homologar tarifas ó establecer mínimos y máximos en los cobros, obligarlos a la transparencia en la administración de sus recursos y ser sujetos a auditorías periódicas para evitar que sean las cajas chicas de los ediles en turno.

La nini

Quien de plano sigue desaparecida es la diputada federal Guadalupe ya que además de abandonar a quienes la llevaron al Congreso de la Unión, se ha convertido en una gris, mejor dicho, obscura representante popular.

Su orfandad política (apenas si la ubican los grandes jerarcas priístas como Manlio Fabio) y su actitud malagradecida hacía aquellos que la apoyaron en campaña la han colocado en una frágil posición.

En cuanto a su labor, a la “flamante” legisladora ya la conocen dentro de su propio partido como la “nini” ya que no preside ninguna comisión y de las que forma parte como vocal ni propone, ni plantea, ni participa, ni nada, sólo basta revisar el diario de los debates o ver el canal del Congreso para comprobar que son nulas sus participaciones en Tribuna.

Quizá su principal intervención al interior de la bancada tricolor tiene que ver con su asistencia a la toma de protesta de Enrique Peña, y es que fue obligada a formar parte de una valla (para sus exquisitas pulgas) para resguardar el paso del presidente.

Y en materia de gestión, bueno, la “nini” siente repulsión por los tlaxcaltecas a los que representa por lo que sin empachos a dicho a sus ex empleados que no les dará nada a quienes le demandan apoyos de carácter social o económico.

Por si fuera poco entre sus ex corifeos ya hay quienes la han balconeado públicamente debido al incumplimiento en el pago de sueldos y de honorarios por servicios profesionales.

Nuevas Pistas

Seguirle la pista a la renovación de la dirigencia del Stacobat, y es que a varios meses de que se realice el proceso ya se cocinó la reelección de Eleazar González Tepatzi.

edgardocabrera_morales@hotmail.com  
http://www.facebook.com/edgardocabreramorales
twitter  @gentetlx