II Informe de Gobierno
11 de diciembre - 2012

El espíritu de la ley en relación al informe anual del Ejecutivo tiene como objetivo que el Congreso Local pueda realizar una evaluación de los resultados obtenidos por el Gobierno en turno y, con ello, estar en posibilidad de orientar o reorientar el gasto del presupuesto correspondiente

Fernando Tamayo

La semana anterior el Gobernador del Estado, Mariano González Zarur entregó al Congreso del Estado, su Segundo Informe de Gobierno, a través del Consejero Jurídico, quien en un escueto acto cumplió con lo establecido por la Constitución Local respecto al informe que anualmente deberá entregar el titular del Poder Ejecutivo a la Legislatura  del estado que guarda la administración.

El espíritu de la ley en relación al informe anual del Ejecutivo tiene como objetivo que el Congreso Local pueda realizar una evaluación de los resultados obtenidos por el Gobierno en turno y, con ello, estar en posibilidad de orientar o reorientar el gasto del presupuesto correspondiente.

En este sentido, el Informe de Gobierno constituye una herramienta de revisión por parte del Legislativo y un acto de pesos y contrapesos propio de las democracias modernas. Así, con el objetivo de abonar a la transparencia y rendición de cuentas, resulta necesario que el mismo se publicite en términos íntegros, no solamente entre los diputados locales, sino que incluso debería publicarse en medios electrónicos para que cualquier ciudadano conociera el rumbo que se le imprime al Estado con las acciones de gobierno implementadas por el mandatario local.

De lo entregado al Palacio Legislativo poco o nada se conoce, la única información con la que cuentan los ciudadanos son con las cifras de difusión que se observan por algunas partes del territorio estatal; sin embargo, las mismas resultan insuficientes para realizar un juicio objetivo y válido respecto a las condiciones que imperan en Tlaxcala.

Independientemente de la publicidad que se da a la imagen del gobernador a través del informe y del evento que seguramente se realizará en enero próximo  con el llamado “Informe Ciudadano”. Lo cierto es que la percepción social respecto al cumplimiento de los compromisos realizados durante la campaña y la capacidad de respuesta por parte del Gobierno Estatal se encuentra muy por debajo de lo esperado según fue revelado por dos importantes casas encuestadoras a nivel nacional.

Tal y como lo referí la semana anterior, el mandatario estatal se encuentra en los últimos lugares en cuanto a popularidad se refiere y percepción de mejora en relación con sus homólogos de otros Estados, circunstancia que debe ser de consideración por parte de quien despacha en el número 3 de Plaza de la Constitución, pues tan sólo en 2 años de gobierno priista, la legitimidad del Gobernador está en puntos críticos. Para los propios miembros del Revolucionario Institucional comienza a tomar fuerza la idea de que la elección intermedia será una batalla muy complicada frente a los adversarios políticos que día a día acumulan nuevos aliados.

La ventaja para el Gobernador es que le resta poco más de la mitad de su mandato y, seguramente, estará analizando los resultados obtenidos a dos años de trabajo y, sobre todo, revisado los ajustes tanto humanos como financieros así como la planeación que deberá de realizar para hacer que la recomposición del tejido social tlaxcalteca sea una realidad. Esperemos que por el bien de la Entidad las disputas locales queden a un lado y así como a nivel federal se firmó el llamado “Pacto Nacional” entre las distintas corrientes políticas más representativas, en Tlaxcala se impulse desde Palacio de Gobierno un pacto que permita a los partidos políticos abonar al desarrollo de nuestro Estado, de lo contrario, la imagen y legitimidad no sólo del gobierno sino de la clase política será negativa. Al tiempo.

Desde la barrera

Las diferencias al interior del Congreso Local comienzan a poner en jaque el desarrollo de las labores al interior de dicha Soberanía, desde iniciativas que permanecen en la congeladora hasta ausentismo y retraso en las sesiones ponen de manifiesto la imperiosa necesidad de que los legisladores encuentren las convergencias para realizar sus funciones, sobre todo por que la agenda legislativa nuevamente no se completará como se tenia proyectado.

www.miradasdetalante.blogspot.com
fernandotmy@gmail.com
twitter.com/fernandotmy