Realiza Colegio de Historia panel sobre la actividad pulquera
7 de diciembre - 2012

Jueves 06 diciembre 2012 |Tlaxcala| Redacción.- Para conocer y analizar la importancia del pulque en el ámbito económico, cultural y social del Estado, el Fideicomiso Colegio de Historia de Tlaxcala organizó el panel “Los empresarios pulqueros toman la palabra”, en el marco de la exposición temporal “Entre Magueyes, Pulques y Trenes”.

En el Museo de la Memoria, seis productores tlaxcaltecas del pulque expusieron sus propias experiencias y propuestas para mejorar el cultivo y emprender mejores estrategias de comercialización del maguey, con el propósito de que no se extinga esta actividad, que tuvo su esplendor en el siglo XIX.

Coincidieron en que es indispensable trabajar coordinadamente con el Gobierno del Estado y la población para reactivar la producción de esta planta y todos sus derivados.

En este acto, en el que estuvo presente la titular del Fideicomiso, Yolanda Ramos Galicia, los ponentes sostuvieron que una prioridad es actualizar la Ley de Protección del Productor de Pulque y del Nopal, que data del periodo del Gobernador, Emilio Sánchez Piedras.

Resaltaron que otro aspecto importante es definir tres zonas a nivel estatal, ubicadas en el poniente, norte y oriente del Estado, a fin de producir el mejor pulque a través de procesos de  calidad, de  programas de capacitación y apoyo gubernamental.

Aunado a esto, plantearon explotar las propiedades curativas de la planta y pusieron como ejemplo que la Universidad Autónoma de Chapingo tiene un proceso de producción por clonación, que permitiría obtener millones de magueyes con excelentes niveles de calidad.

Los ponentes compartieron su experiencia de cómo se produce el néctar, dónde lo venden y cómo ampliar la plantación del maguey en las zonas de cultivo, así como sus propiedades y bondades.

“El pulque controla la diabetes, mejora la lactancia materna, cura los riñones y otros males, por eso es necesario que se regule, se apoye y se mejores la calidad del producto”, indicó Guillermo Ramírez, de la ex hacienda Xochuca, situada en Tlaxco.