Incrementa quejas en la CEDH por maltrato escolar; van 44
5 de diciembre - 2012

14:40 Miércoles 05 diciembre 2012 |Tlaxcala| José Luis Ahuactzin.- De enero a la Fecha  la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH),  ha incrementado en ocho quejas por maltrato cometidos contra alumnos de diversos niveles educativos del estado para sumar en total 44 quejas activas contra de autoridades involucradas fueron docentes o directivos de instituciones educativas.

Un balance presentado por la CEDH, señala que en entre octubre y noviembre se presentaron ocho casos de padres de familia acudieron a presentar su queja por la agresión escolar.

En tanto que de enero a septiembre, han atendido a un total de 36 quejas por acoso o violencia escolar –bullying-.

En esos casos, las autoridades involucradas fueron docentes o directivos de instituciones educativas que por acción directa u omisión propiciaron actos de violencia física o psicológica en contra de un alumno.

De las 36 quejas radicadas a septiembre de este año, a la fecha han sido concluidas 24, lo que representa un 67 por ciento del total.

De esas quejas concluidas, 13 fueron resueltas por la vía de la conciliación, por lo que en estos casos los docentes y los alumnos involucrados llegaron a un acuerdo para terminar con las prácticas de acoso escolar y, en algunas situaciones, hubo reparación del daño a la víctima y el otorgamiento del perdón a los agresores.

En los casos conciliados, siempre existió el consentimiento expreso de parte de la víctima y sus tutores, además de que se trataba de asuntos en los que no existieron violaciones graves a los derechos humanos del escolar afectado.

Del resto de las quejas por bullying concluidas en los últimos 12 meses, seis fueron resueltos con una sanción al docente o directivo responsable de permitir prácticas de violencia física o emocional; tres fueron finalizadas por desistimiento de los peticionarios y dos por falta de interés de la parte afectada para continuar con el caso.

Los 36 expedientes radicados por bullying en el último año revelan que las violaciones a los derechos humanos infringidas o permitidas por los servidores públicos del sector educativo tienen que ver con intimidación y lesiones, tratos humillantes, amenazas, empleo arbitrario de la fuerza y afectación al adecuado desarrollo físico y mental del estudiante.