Utopía
3 de diciembre - 2012

Pronto saldrán a relucir las cifras que gasta el alcalde Pérez en difundir su imagen en su sueño por ser gobernador. Reacio a aceptar que están por perder el control del Consejo y que la alianza con el PAC está en la basura, Sergio González sufrió un revés. Con la toma de protesta de Enrique Peña Nieto inició la nueva era no sólo del PRI, sino de los gobernadores

Edgardo Cabrera

Pronto saldrán a relucir las cifras que gasta el alcalde Pedro Pérez Lira para difundir su imagen con motivo del segundo informe de gobierno, o mejor dicho, en su sueño por ser candidato a la gubernatura.

El paquete que incluye unos horripilantes videos preventivos carentes de información (bueno es que no hay mucho que presumir) y con alta carga de hedonismo (propio de un Cirenaico), habría costado algo así como 640 mil pesos.

La productora de los promocionales que se difunden por Youtube es poblana y trascendió que el costo real de la realización fue de 340 mil pesos, ¿será?

Aunado al tema del gasto de los videos, también los opositores al alcalde indagan porqué una de las camionetas recientemente adquiridas por la comuna no fue puesta al servicio del municipio, y en su lugar fue asignada al servicio particular de Pérez.

Por cierto que la unidad, tipo Ram, fue equipada con accesorios de lujo como unos rines cromados.

Además también indagan la existencia de otra camioneta de procedencia americana marca Buick cuyo valor en el mercado supera los 700 mil pesos y que al parecer recientemente fue adquirida por el presidente.

No hay peor ciego que…

El dirigente estatal del PAN, Sergio González se resiste a reconocer que el otrora grupo de los “cuatro fantásticos” y el orticismo fueron avasallados por el adrianismo.

Reacio a aceptar que están por perder el control del Consejo Estatal que se renovará el próximo 9 de diciembre y que la alianza con el PAC se encuentra en el cesto de la basura, la semana pasada el dirigente sufrió un nuevo revés.

Al elegir a las últimas propuestas del Comité Directivo Estatal para integrar el Consejo Benjamín Ávila (ex cuatro fantástico y ahora aliado del adrianismo) se impuso con 20 votos, seguido del secretario general Rolando Romero (adrianista por conveniencia) con 17 y Víctor Hugo Hernández con 7.

Sorprendentemente Sergio González quedó fuera al obtener sólo 6 votos. Junto con el actual líder albiazul Leoncio Oropeza y Olimpia Ramos se quedaron con las ganas de llegar a la convención del próximo domingo donde se elegirán de 78 aspirantes a los 60 nuevos consejeros.

¿La nueva era?

Con la toma de protesta de Enrique Peña Nieto inició la nueva era no sólo del PRI, sino de los gobernadores que enfrentarán un esquema diferente al que vivieron durante los dos sexenios panistas.

Cierto que los ejecutivos estatales priístas regresarán al amparo del gobierno federal, no obstante ahora no podrán conducirse por la “libre” como ocurrió en el pasado ante presidentes que políticamente se veían obligados a negociar y pactar con los gobernadores al carecer del control partidista en la mayoría de las entidades federativas y en el Congreso de la Unión.

Ahora, en la nueva era del PRI, los gobernadores tendrán que mantener a cabalidad los lineamientos establecidos por Peña Nieto, además enfrentarán la supervisión directa de la súper Secretaría de Gobernación encabezada por Miguel Ángel Osorio Chong que tendrá el control político, de inteligencia y seguridad de la federación.

Aunque en el Senado la semana pasada se frenó la aprobación de la iniciativa del nuevo presidente de la República para transformar la Administración Pública (en la que se busca que la Secretaría de Seguridad se convierta en una subsecretaría dependiente de Gobernación), es un hecho que el esquema bajo el que funcionará la dependencia será el trazado por el PRI.

De nueva cuenta en los despachos de los gobernadores se instalará el teléfono rojo, la extensión directa con el secretario de Gobernación asumiendo el papel del coordinador de los gobernadores del país, ¡que dios nos agarre confesados!

Breve radiografía

Por cierto que en eso de la “nueva era” de  la supremacía priísta, los tricolores mantienen el control de los estados al gobernar en 20 de las 32 entidades del país y en 10 de ellas ha sido el único partido en el poder a lo largo de ocho décadas.

Además, sus diputados son mayoría en 26 legislativos locales.

En materia municipal el PRI gobierna mayoritariamente a un total de 23 (74 pc), el PAN a 7 (23 pc) y el PRD sólo gobierna la mayoría de los municipios de una entidad.

Además de que 62 por ciento de los municipios (es decir, mil 510) también los mantiene bajo su yugo dicho partido político.

En total, el Revolucionario Institucional gobierna al 64 por ciento de la población, mientras que el PAN a 23 por ciento y el PRD sólo al 8 por ciento.

Nuevas Pistas

Seguirle la pista a los tapados del alcalde Orlando Santacruz para las diputaciones y la presidencia municipal. Uno de ellos es el hijo del subsecretario de Salud.

edgardocabrera_morales@hotmail.com  
http://www.facebook.com/edgardocabreramorales
twitter  @gentetlx