Magistrado acusa a la PGJE de fabricar pruebas en caso de lenón liberado
29 de noviembre - 2012

12:40 Jueves 29 noviembre 2012 |Tlaxcala| José Luis Ahuactzin.- El magistrado presidente de la Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE), Mario Antonio de Jesús Jiménez Martínez, acusó a la Procuraduría General de Justicia del Estado (TSJE) de fabricar delitos en materia de trata de personas para justificar su lucha en la materia.

Tras verse envuelto dijo “en críticas por quienes tienen una mayor influencia en la entidad” presentó físicamente el toca 426/2012 para aclarar que es fundado su voto y que “carece de elementos suficientes por su integración ministerial” y no fue por una acción contra la justicia.

Presumió que la sentencia contra Rojas Rojas, pudo haber sido armada ya que su confesión no corresponde a la realidad y pudieron haber existido otros elementos que desconoce por el cual se emitió esa declaración, pero que no se acreditó el delito al inculpado.

“En materia penal una confesión debe estar corroborada plenamente con elementos de esa índole y ante el juez; en esa etapa se demostró que su confesión era inverosímil y por eso se revocó la sentencia de la juez”.

Con documentos en mano del averiguación previa 136/2011 de Valentín Rojas Rojas acusado de lenocinio, el magistrado detalló que no sólo el ministerio público de la PGJE sino la juez cuarto de lo penal del distrito judicial de Guridi y Alcocer, violentaron la Constitución Federal y las garantías  del detenido y de las dos presuntas víctimas de lenocinio al emitir la sentencia condenatoria por 11 años de prisión.

Detalló que el pasado 20 de octubre del 2011, agentes ministeriales detuvieron en la vía corta a Valentín Rojas Rojas quien era acompañado por Ángela Montiel Castro y Anahí Huerta Arévalo, ésta última aceptando ser sexoservidora,  fueron detenidas y trasladadas a las instalaciones de la PGJE, tomaron la declaración ministerial sin la presencia de un defensor de oficio  o abogado; para el 21 del mismo mes, en los dictámenes médicos de integridad física, ginecológico y proctocológico: “no presentó  huellas de lesiones físicas externas, sin datos clínicos y macróscopicos de coito anal”.

En tanto que los exámenes psicológicos practicados por peritos de la PGJE a ambas detenidas se determinaron que “no fue posible observar factores externos directos que la hagan víctima del delito de trata de personas”; aún más que favorecen la libertad de Rojas Rojas es que las detenidas en ningún momento hacen el señalamiento directo de ser explotadas sexualmente por el entonces inculpado.

En el caso de la Juez cuarto, Avelina Meneses Cante, a decir del magistrado no observó ni los procedimientos de la integración de la averiguación previa ni los elementos de peritajes realizados a los inculpados por lo que dejo abierta la posibilidad de revisar las sentencias que se emiten en esa instancia.

“La confesión pasó a un plano no determinante porque en el pasado el padre de irrogaba el delito de un hijo, el hermano del tío y el nieto del abuelo y en materia penal sólo bastaba la confesión y se castigaba a quien no cometía el delito”.

El expediente de revocación de sentencia por la sala penal le feneció el plazo para presentar un amparo directo ante el juzgado federal, ya que el plazo era del  1 al 26 de noviembre.