Fija postura Lorena Cuéllar por reforma a ley orgánica federal
28 de noviembre - 2012

DECLARACIÓN DE LA SENADORA LORENA CUÉLLAR CISNEROS, DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PRD, SOBRE LA REFORMA A LA LEY ORGÁNICA DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA FEDERAL CON RELACIÓN A LA SECRETARÍA DE DESARROLLO SOCIAL.

Amigas y amigos de los medios de comunicación:

Con relación a la reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, particularmente en lo referente a la Secretaría de Desarrollo Social, deseo expresar lo siguiente:

En días recientes hemos visto la capacidad de organización y acción de la sociedad civil en torno a medidas que pretenden imponerse desde el poder público, sin tomarla en cuenta.

La presión que desde diversos sectores de la sociedad se ejerció al expresarse en contra de la sectorización del Instituto Nacional de las Mujeres, pone de manifiesto avances en cultura democrática y de  derechos humanos que ha tenido nuestro país, lo cual merece nuestro reconocimiento.

Quiero hacer extensiva esta felicitación a las y los legisladores de los Partidos Acción Nacional, de la Revolución Democrática, del Trabajo y Movimiento Ciudadano, que se opusieron a este proyecto, por su sensibilidad ante las demandas de una sociedad cada vez más plural y participativa.

Ello ha representado un contrapeso ante la discrecionalidad de quienes pretendían convertir, lo que debe ser una política pública transversal, en un apéndice de la Secretaría de Desarrollo Social y, por tanto, en un asunto asistencial.

Sin embargo, quedan pendientes los casos de los órganos que atienden las políticas para jóvenes, personas con discapacidad y adultos mayores, que son grupos de la sociedad, que si bien en algunos casos atraviesan por situaciones de vulnerabilidad, requieren de políticas articuladas y bien definidas que atiendan sus necesidades, pero que a la vez favorezcan el proceso de crecimiento y desarrollo de una ciudadanía de derechos, independientemente de su situación de desventaja.

Por todo lo anterior, considero que esta discusión representa una valiosa oportunidad para que los legisladores de este país reflexionemos de manera profunda, sobre el enfoque transversal y los niveles de implicación de las instituciones públicas en las políticas sociales que atienden a la sociedad, desde una perspectiva integral, no asistencial y tomemos decisiones encaminadas a ello.

En este sentido, cuestionamos que el Instituto Mexicano de la Juventud, el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad, la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres o el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, deban ser coordinados por la Secretaría de Desarrollo Social, tal y como lo declararon ayer miembros de la Asamblea Consultiva de la  Sociedad Civil involucrados con el tema, y que hoy mismo, ellos, cabildearan en este Senado su posición.

Y sí  hacemos los siguientes cuestionamientos:

¿Cuál es la razón institucional o el beneficio para los derechohabientes en que una Secretaría de índole asistencial coordine políticas que deben estar encaminadas al ejercicio pleno de derechos?

¿Acaso se trata minimizar los derechos convirtiéndolos en meras acciones compensatorias? ¿O cuál es la diferencia entre la sectorización actual y la que se propone?
Dejamos, entonces, abiertas estas preguntas para el debate y la discusión de la Reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal en esta soberanía, pero no podemos pasar desapercibidos estos asuntos que más allá de organización institucional implican una concepción de fondo de la política y los derechos sociales.

Muchas gracias.