“Cuando el barco se hunde”
28 de noviembre - 2012

Anticipándose a su derrota en la renovación de los consejeros, los afines al innombrable decidieron emprender la huida del PAN. En eso del rompimiento, Adriana está a punto de imponerse en el consejo estatal y el PAC con riesgo de perder su registro. Para el grupo del ex gobernador el primer costo que padecerán por su decisión de irse es la pérdida de consejerías en el IET

Edgardo Cabrera

Panistas y orticistas decidieron su destino, marcharán por caminos diferentes en la elección del próximo año.

Anticipándose a su derrota en la renovación de los consejeros albiazules, los afines al innombrable decidieron emprender la huida de Acción Nacional y refugiarse en el PAC, franquicia adquirida por el ex gobernador aprovechando su mandato.

Bajo las siglas de Alianza Ciudadana, Serafín Ortiz y Fortunato Macías son los primeros que públicamente se fugaron, aunque bajo el agua ya trabajan otros como los Lozanos Tovar, o la propia Lilia Olvera quienes no han seguido las indicaciones de la dirigencia del PAN y sólo escuchan a la familia dueña del PAC.

Pero a diferencia del pasado reciente, en esta ocasión el grupo orticista no contará con la cartera abierta para utilizar los recursos públicos estatales y federales para comprar los votos, aun así tratarán de utilizar los pocos espacios de poder para hacer lo que mejor saben: chantajear.

Rumbo al 2013 los aglutinados en Alianza Ciudadana se encuentran desesperados y temerosos de perder no sólo la elección, sino el registro de su partido político de ahí el inicio anticipado de sus precampañas y pre inscripción de candidatos como ocurrió hace un par de semanas en la Finca de Ocotlán.

Ante la fuga de los orticistas y la apertura de su proceso interno –informal- el lunes el adrianismo decidió darle completamente la espalda al grupo que se apropió del PAN, el mismo que los llevó a la gubernatura, y después los dejó más quemados que una bañista en Veracruz.

La decisión de los aliados de la senadora panista fue que competirán en el 2013 solos sin formalizar ninguna alianza en busca de alcaldías o diputaciones.

Nueva recomposición panista

En eso del rompimiento, Adriana Dávila está a punto de imponerse en el consejo estatal del PAN y con ello -además de aniquilar a Ortiz- relegará a los grupos y proyectos que encabezan el actual dirigente estatal, Sergio González, el diputado local Adolfo Escobar y la legisladora federal Aurora Aguilar.

Durante la primera etapa de la renovación del consejo, la senadora se agenció 63 propuestas para ocupar una posición en el máximo órgano político del albiazul estatal. En tanto que Sergio, Adolfo y Aurora lograron sumar a 15.

Según el método de Acción Nacional, por cierto bastante engorroso, son 60 los consejeros que serán electos el próximo 9 de diciembre mediante la asamblea estatal. Considerando que hay 63 propuestas que amarró Dávila Fernández y 15 de sus adversarios hablamos que de los 78 aspirantes al Consejo 18 serán eliminados y aún así, aunque se mantuvieran las 15 figuras de sus adversarios, la senadora tendría garantizado el control de dicha instancia al mantener a su favor a tres cuartas partes de los miembros.

Actualmente Sergio, Adolfo y Aurora tenían en conjunto 50 por ciento de los consejeros, con lo que además se anticipa que al nombrar al nuevo dirigente estatal el adrianismo tiene garantizado el espacio.

Ahora bien en el ámbito electoral, la nueva estructura interna del PAN no favorecerá las aspiraciones a la alcaldía capitalina de Adolfo Escobar, por tercera ocasión.

Al legislador no se descartaría verlo compitiendo por el PAC junto con Serafín Ortiz que aspira a la diputación local.

En tanto que el ex diputado local Edgar Carbajal y la aún delegada federal del trabajo, Martha Elena Durán, tendrían prácticamente amarrada su candidatura.

Los primeros costos

Para el grupo del ex gobernador el primer costo que padecerán por su decisión de irse con el PAC es la pérdida de fortaleza para apropiarse de consejerías en el IET, de ahí las desesperadas declaraciones del diputado Lozano (aún disfrazado con camiseta azul) en el sentido de que “les comieron el mandado” en el reparto.

En medio de la pugna panista, la chiquillada, el PRD y el PRI serán quienes al final de cuentas se queden con el control del organismo mal llamado autónomo.

En esta alianza a conveniencia los nombres con mayores posibilidades de acceder a una consejería y a la presidencia son Claudia Acosta Vieyra, Mario Cervantes Hernández, Lino Noé Montiel Sosa, Eunice Orta Guillén, José Conrado Delgado Teloxa y Toribio Moreno Carpinteyro, aunque éste último enfrenta el descontento y la desconfianza de los priístas luego de que los balconeó durante el proceso electoral federal cuando le pidieron un anticipo de sus prerrogativas.

Los orticistas insistirán en mantener a Oscar Lobatón Corona, meter al sobrino de la panista Lilia Olvera, David Olvera Rodríguez, ó al ex consejero Maximino Hernández Pulido.

Pero el IET es lo primero, a partir del 2013 padecerán el descobijo del PAN al no acceder a dirigir órganos claves como la Mesa Directiva o el siempre disputado Comité de Administración.

Nuevas Pistas

Seguirle la pista a un sinodal, un partido político y un aspirante a consejero que andan que echan chispas porque no prosperó su intención de colocar a uno de sus amigos de apellidos García Montes en el IET.

edgardocabrera_morales@hotmail.com  
http://www.facebook.com/edgardocabreramorales
twitter  @gentetlx