En Tlaxcala prevalece el machismo en cuestiones políticas: PRD
23 de noviembre - 2012

11:30 Viernes 23 de noviembre 2012 |Tlaxcala| Gerardo Orta.- La Secretaria Nacional de Equidad y Género del Partido de la Revolución democrática (PRD), Mónica Soto Elízaga, calificó como un retroceso el hecho de que el Congreso del Estado de Tlaxcala no haya etiquetado recursos importantes para la capacitación de las mujeres adheridas a los partidos políticos.

Tras la reciente reforma que se realizó al Código de Instituciones y Procedimientos Electorales de Tlaxcala (Cipet), la representante de la principal secretaria de equidad en el partido del sol azteca señaló que en la entidad aun existe un marcado machismo, situación que se vio reflejada en la reforma que aprobaron los congresistas.

Más allá de cuestiones políticas o de mayorías en el Poder Legislativo, Mónica Soto Elízaga destacó que en la entidad aún existe el sistema de gobierno patriarcal, en el que difícilmente se puede ver o imaginar a una mujer gobernando algún municipio o el estado.

Las reformas al Cipet contemplaron que cada partido destine hasta el 2 por ciento de los recursos que reciben como parte de las prerrogativas a la capacitación de las mujeres para la creación de liderazgos políticos.

La Secretaria Nacional de Equidad en el PRD destacó que en Tlaxcala debió aprobarse un porcentaje más alto para el desarrollo político electoral de las mujeres, ya que a diferencia de 23 estados en donde los porcentajes son mayores, en la entidad aun hay renuencia para el impulso de este sector en cuestiones políticas.

Lo anterior al dar inicio con el curso taller: “Mujeres de Izquierda y Progresistas”, el cual se llevará a cabo desde este viernes y hasta el próximo domingo, en donde se abordarán diversos temas dirigidos a la capacitación de las mujeres representantes de la izquierda en Tlaxcala.

En su intervención, el Presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) del PRD, Salvador Méndez Acametitla, subrayó la necesidad de que cada instituto político avance en la capacitación de los sectores femeniles a fin de dar cabida directa en la toma de decisiones, sobre todo en procesos electorales.