Cuerpos policiacos profesionales
21 de noviembre - 2012

*Dip. Juan Fulgencio Torres Tizatl

Se ha concluido que el nuevo Sistema de Justicia Penal, basado en la oralidad, es la más importante Reforma Constitucional en materia de Seguridad Pública y Justicia Social, individual y colectiva, sustentada en los derechos fundamentales de las personas en los últimos 100 años dentro de la República Mexicana.

Lo es, desde el punto de vista cualitativo, en tanto que pretende transformar los principios en que se sustenta el sistema y también, desde una perspectiva cuantitativa, considerando que esta reforma, no se limita solamente al ámbito del proceso penal, sino que abarca todos los aspectos del sistema penal desde la investigación, hasta la ejecución de las penas.

Esta reforma tiene, como una de sus características esenciales, la integralidad, concepto que se refiere al enfoque sistémico que busca asegurar las interrelaciones entre los diferentes actores del proceso de justicia penal, para optimizar los resultados en beneficio de la sociedad.

Derivado de ello, el Tribunal Superior de Justicia del estado, los cuerpos policiacos, el ministerio público y la defensoría penal, enfrentan un proceso sin precedentes de revisión, reorganización y reorientación de su gestión y actuación, congruente con los nuevos procesos.

En este contexto, para poder llevar a cabo de manera exitosa una tarea de esta magnitud, es indispensable contar con un proceso de planeación integral, que permita tener una visión de largo plazo que cumpla sus propósitos, que esté sustentada en una metodología integral, sólida, clara y práctica, asegurando el orden, el ritmo y la homogeneidad de las acciones a desarrollar.

Por ello, quiero destacar que este nuevo modelo otorga a las corporaciones policiacas, un rol más participativo en la investigación y persecución del delito y, considerando que ésta debe ser más profesional, se requiere que las policías de investigación sean científicas y tengan grupos de trabajo para asegurar, preservar y analizar la escena del delito, obteniendo y resguardando la evidencia material protegiendo a las víctimas y testigos.

Para ello, se debe rediseñar algunas de sus áreas a fin de cumplir sus nuevas funciones de investigación, considerando el apoyo a las víctimas y los testigos, recibiendo denuncias y querellas directamente, para lo cual habrán de crearse protocolos de investigación compartidos.

En este sentido, hago notar que sólo de esta manera se obtendrá una auténtica policía científica que cuente con áreas de apoyo a su gestión, que les permitan elevar su eficacia y cumplir con sus responsabilidades constitucionales y legales.

De igual forma, deben estar sujetas a evaluaciones de confianza y desempeño al servicio profesional de carrera policial y a investigaciones profesionales cuando haya sospechas, quejas o denuncias en su contra y habrán de sujetarse a capacitación continua y actualización.

En consecuencia, el propósito fundamental de la reforma a la Ley Municipal para el estado de Tlaxcala, la cual presenté en el Pleno del poder Legislativo el pasado 20 de noviembre, se orienta a lograr que las instituciones municipales encargadas de procurar y administrar la justicia penal, se distingan por su apego a los principios y objetivos del modelo acusatorio.

Por lo que se debe impulsar en el ámbito de la seguridad pública municipal la actualización de la normatividad que rige, tanto a la ciudadanía en esta materia, como a los cuerpos y elementos de policía, para hacerla armonizable con el sistema de justicia penal, basado en la oralidad.

Además de las acciones de prevención del delito, deben tener la plataforma en estudios de diagnóstico y pronóstico situacional, de la seguridad pública municipal, para diseñar e implantar estrategias y tácticas de combate a la corrupción, al crimen y la delincuencia.

Con esta reforma contarán con la vinculación interinstitucional con organismos públicos y privados, que considere e involucre la participación ciudadana, en términos de consejo consultivo, para ponderar y/o recomendar las medidas a emprender, respecto de las acciones preventivas, restrictivas y correctivas.

Bajo esta tesitura, me pronuncio porque haya una sistematización y organización administrativa del desempeño tecnológico policiaco, de cara a garantizar su eficiencia y la humanización de la policía municipal, regida por el respeto a los derechos humanos, el íntegro apego a la legalidad y el estado de derecho.

Aunado a lo anterior, una limitante para obtener el resultado final es el tiempo, motivo por el cual, es urgente tener las herramientas y disposiciones legales que se apeguen a los principios y objetivos del nuevo modelo penal acusatorio oral, en un contexto de eficiencia, efectividad y transparencia; por lo que desde el Congreso local, trabajaremos para lograr estos objetivos.

*Integrante de la LX Legislatura