Fiscalización: Que mala broma!!!
5 de noviembre - 2012

Evidenciados quedaron los diputados cuando cambiaron el sentido de cuentas públicas que presentaban informes negativos. De nuevo el PRD se mostró como un partido poco serio, incongruente y tramposo. Visualizado como franquicia para ofertar candidaturas, el control del consejo estatal amarillo es fundamental para el ala azul

Edgardo Cabrera

Siete cosas quedaron evidenciadas la semana pasada cuando sin empacho alguno los diputados locales cambiaron el sentido de 11 cuentas públicas municipales que presentaban informes negativos:

1: Que la fiscalización en Tlaxcala quedó reducida a una broma, ya que a pesar de los informes negativos y las anomalías encontradas que incluyen desde millonarios daños patrimoniales hasta casos de nepotismo, los señalados se mofaron de cualquier responsabilidad.

2: Que se envía el pésimo mensaje -principalmente a los presidentes municipales que han hecho de sus gobiernos mini reinados- de que no les pasará nada ni enfrentarán la justicia pese a sus excesos. No obstante que se les encontraron una serie de anomalías, como en el caso de Huamantla donde los daños patrimoniales superan los 80 millones de pesos, bastan acuerdos políticos, económicos y cupulares para burlar la ley.

3: Que precisamente el cambio del sentido de los dictámenes obedeció a acuerdos cupulares de los diputados locales y prebendas que obtuvieron por parte de los sujetos observados por la mala aplicación de los recursos públicos, lo anterior lo develaron tanto el presidente de la Comisión de Finanzas y Fiscalización, Alejandro Aguilar, como el diputado ecologista Gregorio Cervantes.

4: Que el Órgano de Fiscalización Superior se convirtió en un ente no sólo rebasado por los intereses cupulares sino por la mala revisión y justificación de los informes presentados, de ahí la necesidad de pensar seriamente en desaparecer dicho organismo y crear un nuevo ente realmente profesional, al tiempo de plantear un nuevo y moderno sistema de fiscalización que incluya la reforma al marco normativo.

5: Que una vez más se confirmó que la fiscalización además de fungir como un garrote de tipo político, es el negocio perfecto para unos cuantos. Por cierto en este año ya no le tocó participar al titular del OFS en las negociaciones y tal parece que otros fueron los beneficiados.

6: Que la población que gobiernan y los propios diputados pagarán los platos rotos de la mala broma de la fiscalización. Al revertir los dictámenes elaborados en la Comisión de Finanzas y Fiscalización encendieron la llama de grupos inconformes por lo que no se descartan movilizaciones y que aquellos legisladores interesados en ser alcaldes sufran un revés en las urnas.

7: Y finalmente que nadie quiere, tolera, ni soporta al alcalde de Tlaxcala Pedro Pérez Lira. Ninguno en su partido, tampoco en el Congreso y menos dentro de la asociación de presidentes municipales metieron las manos por rescatarle su cuenta. A diferencia de los ediles de Zacatelco, Huamantla y Chiautempan a quienes les revirtieron el sentido de los dictámenes para aprobar sus cuentas 2011, al de Tlaxcala lo crucificaron.

Así o más cochinos

Una vez más los perredistas se evidenciaron como un partido político poco serio, incongruente y plagado de trampas. El fracaso en la renovación de sus consejeros se debió a los temores y falta de acuerdos entre los siete sujetos que controlan el partido en la entidad.

Al ver la posibilidad de que la chiquillada cerrara filas y se posicionara como fuerza predominante en el Consejo estatal, la Nueva Izquierda de Víctor Briones, Alejandro Martínez, Salvador Méndez y Luis Macías decidieron romper el proceso interno donde se inscribió el asombroso número de 17 planillas.

Después de que el órgano interno encargado del proceso fuera tomado por parte de golpeadores que provenían del Distrito Federal y tras el robo de dos urnas –algo que pocos saben- anticipa que la nueva convocatoria para el proceso -programado para este domingo- no será muy diferente a lo ocurrido el pasado 28 de octubre ó al del año pasado cuando su elección terminó anulada en tribunales.

Los franquiciatarios

Visualizado como una franquicia para ofertar y obtener candidaturas, el control del consejo estatal es fundamental para Salvador Méndez y su compadre Luis Macías; también para los resquicios de los minervistas encarnados en Cristóbal Luna y Vicente Castellanos (eterno coordinador fracasado a la hora de llevar las campañas de los candidatos a la gubernatura, ahí están Maricarmen Ramírez y Minerva Hernández); la dupla de Alejandro Martínez y Víctor Briones, quienes representan el ala azul del PRD; y el diputado Gelacio Montiel.

La suspensión de su proceso interno anticipa la debacle del partido para las elecciones de 2013 en donde los otros partidos de izquierda aprovecharán la coyuntura para posicionar a los perredistas excluidos y resentidos; de entrada en el Movimiento Ciudadano ya tienen prácticamente la lista de sus candidatos, mientras que el partido que se cocina con la marca de AMLO apoyará a todos menos al PRD.

Las alianzas con el Sol Azteca se ven remotas, por ejemplo el PT no le hará el caldo gordo a los amarillos con corazón azul, preferirán navegar por su cuenta apostándole a la influencia tricolor de Martha Palafox y al agandalle de su delegado nacional Silvano Garay.

Nuevas Pistas

Seguirle la pista a los interesados en participar en el proceso interno para elegir a los nuevos consejeros electorales. El ex miembro del IET Mario Cervantes podría volver a competir, así como el actual secretario técnico de la Comisión de Finanzas y Fiscalización, Fernando Tamayo.

edgardocabrera_morales@hotmail.com
http://www.facebook.com/edgardocabreramorales
twitter  @gentetlx