De pueblo a ciudad
1 de noviembre - 2012

Aunque el audio registró una serie de fallas al inicio del concierto y una de las pantallas se descompuso, la emotividad con la que Lila entonó melodías mexicanas dejó en segundo plano los problemas técnicos

Mr. Tlx

Sin ser despectivo, el estado de Tlaxcala pasó de ser un pueblote con fiestas patronales a una ciudad viva en actividades artísticas, culturales y recreativas.

Y aclaro que los pueblos para mi son de gran riqueza cultural y de una enorme tradición de nuestra cultura, sin embargo para la mayor parte de la población, sobre todo los que nos encontramos en las grandes urbes de Tlaxcala, muchas de esas fiestas nos resultan ajenas y sólo se convierten en el “molito” de fin de semana y en la “copita” con los compadritos.

Desde el año pasado además de la riqueza cultural y del enorme calendario de festividades patronales, las instituciones gubernamentales comenzaron a promover una serie de actividades.

Hoy con gusto podemos presumir que entre el gobierno del estado y los municipios existe una sana competencia por organizar presentaciones musicales, festivales culturales, exposiciones, en fin, ahora sí nuestra agenda de actividades se ha comenzado a llenar.

El año pasado estuvo en Tlaxcala el tenor Plácido Domingo, y aunque más de uno (principalmente politiquillos o líderes de partidos opositores) criticaron los recursos que se destinaron para traerlo, lo cierto es que gracias a su presencia nuestro estado se promocionó a nivel mundial pero además, para los simples mortales -como un servidor-, tuvimos la oportunidad de escuchar en vivo y directo un concierto al que sólo era posible asistir en grandes ciudades del mundo o de México.

A punto de cerrar este 2012, puedo decir que estoy más que satisfecho por la llegada de decenas de artistas de talla mundial y que formaron parte del elenco de la extensión del festival Cervantino en Tlaxcala y Apizaco.

Los mismo estuvo Celso Piña que la enorme Lila Downs quien, por cierto, el pasado viernes abarrotó el estadio Tlahuicole. Una vez más decidí reforzar al equipo de mis corresponsales y fui a tan majestuosa presentación.

Aunque el audio registró una serie de fallas al inicio del concierto y una de las pantallas se descompuso, la emotividad con la que Lila entonó melodías mexicanas dejó en segundo plano los problemas técnicos.

La oaxaqueña empezó a cantar cinco minutos después de la hora marcada para su presentación y a pesar del frío brindó un espectáculo que fue aclamado por los miles de asistentes.

Poco más de una hora duró el concierto y estoy seguro que de todos los artistas que vinieron como parte del Cervantino Lila fue la más aplaudida al momento en que el ITC le entregó un reconocimiento por su trayectoria.

Por cierto que la presencia de Lila Downs fue el broche de oro del cierre de las actividades del Cervantino en Tlaxcala, pero también la apertura magistral de los eventos de la Gran Feria de Tlaxcala que cumple sus primeros 50 años de vida.

A propósito de la feria, espero que se logre el objetivo de que la de Tlaxcala sea considerada como la quinta con mayor prestigio del país, lo cual podría lograrse ya que para empezar la infraestructura del recinto se mejoró y luce impresionante con las nuevas áreas que se crearon.

Aunque el inicio fue flojo, como muestra la baja asistencia al baile de gala que amenizó Tania Libertad, para este fin de semana se espera que miles de visitantes lleguen con motivo de día de Todos Santos.

Nos leemos el jueves de la próxima semana.