Por Ranulfo Rojas Bretón
La paciencia de Job
Por Fernando Tamayo
Trascendental