LARGAS Y RETORCIDAS
18 de junio - 2019

Trabajadores del OFS manifestaron su inconformidad por la pretensión de los diputados de cambiar el sentido de los informes


Por Edgardo Cabrera

En lugar de recortarlas, las garras largas y retorcidas de los levantadedos fueron afiladas tras la llegada de la temporada de cuentas pública, tan es así que su voracidad no pudo respetar al menos los tiempos establecidos en su propio calendario de fiscalización por lo que decidieron la semana pasada adelantar la apertura de todos los informes entregados por el OFS

Ante ello, alcaldes nos confiaron que diputados y su personal empezaron a realizar una serie de telefonemas a los tesoreros y presidentes municipales para chantajearlos por las observaciones detectadas en sus estados financieros.

En la mira están varios de los 43 ayuntamientos que traen un informe de fiscalización en sentido positivo, pero la cereza del pastel serán los 17 que presentan graves anomalías.

Ante dicha práctica, supuestos trabajadores del Órgano de Fiscalización Superior enviaron un escrito a varios medios de comunicación, mediante el cual manifiestan su inconformidad y preocupación por la pretensión de los diputados de cambiar el sentido de los informes para aprobar o reprobar a los entes públicos, según sus conveniencias, e incluso ofrecieron proporcionar copia de los informes entregados para evidenciar las anomalías.

Dicha carta fue revelada por algunos medios, en Gentetlx nos reservamos hacerla pública dada la ausencia del responsable de la publicación, pero también, ante el dudoso origen del remitente, amén de que no establecieron fecha y hora de la entrega de los informes de fiscalización para poder hacerlos públicos.

Sin embargo, llama la atención que nadie en el Congreso, ni en el OFS, hayan emitido alguna postura respecto de la citada carta, siquiera que hayan desmentido la información, lo cual nos lleva a la conclusión que lo que ahí se expresó no es del todo falso, o como reza el refrán: “el que calla, otorga…”  

GOLPE

En medio de constantes reportes por la aparición de ejecutados, este lunes la Procuraduría General de Justicia del Estado dio a conocer una buena, se trata del desmantelamiento de una banda de secuestradores que operaban en Tlaxcala y Puebla.

La coordinación con la Fiscalía poblana dio como resultado la liberación de tres comerciantes hidalguenses ilesos y privados de su libertad en Apizaco, así como la captura de 10 sujetos, entre ellos un menor de 14 años y dos mujeres, que se encontraban a cargo de una casa de seguridad en Acatzingo, Puebla.

Y no se trata de regatear el golpe, sino que se requieren más casos resueltos, sobre todo de delitos de alto impacto, para que regrese la tranquilidad a la población.

Ahora sólo esperemos que el esfuerzo de la PGJE y la Fiscalía de Puebla no termine en un cesto de la basura por nuestro deficiente sistema judicial sobre el que pesan graves señalamientos de la existencia de jueces y magistrados que están más preocupados por saciar sus ansias de poder y dinero al interior del TSJE que en dar resultado.

Recordemos que también han sido acusados a nivel nacional de liberar a secuestradores, sino pregúntenle a la presidenta de Alto al Secuestro, Isabel Miranda de Wallace.