Sin Pretextos
21 de marzo - 2019

Por Mauricio Hernández Olaiz

Su sonrisa era grande, su alegría evidente, y no es para menos, finalmente la Presidenta municipal, Anabell Ávalos, le entraba de lleno y de frente a los compromisos más relevantes y pendientes de su administración.

Al parecer ya han quedado atrás los tiempos de las poses forzadas y los eventos intrascendentes, de las inauguraciones vacías y la simulación, la munícipe parece ahora transitar de las falsas promesas a los compromisos certeros.

Uno de los grandes pendientes de la actual administración capitalina es el de la seguridad pública. Los pretextos eran muchos, al verse rebasado el ayuntamiento por los índices delincuenciales, de poco o nada servía contar con 400 grupos de vecinos vigilantes si cuando se solicitaba la presencia de la autoridad, no había elementos, patrullas o hasta servicio en la computadora que alberga el whatsapp web donde se reciben las múltiples llamadas de auxilio vecinal.

20 patrullas, 9 moto patrullas, 10 bici patrullas y poco más de 200 alarmas vecinales, son sin duda un aliciente para un cuerpo de seguridad abrumado, pero que ahora ya podrá respirar un poco.

Pero la sonrisa desbocada de Anabell el día de la entrega de los nuevos juguetes para lograr la eficiencia capitalina en el combate a la inseguridad, bien se puede transformar, de nuevo, en rostro adusto, pues ya con todo lo anterior los pretextos saldrán sobrando, ya la ciudanía no le va a consentir uno más, sobre todo que estamos sabedores que obras son amores, de esos que se cantan y se espera tengan respuesta a la hora de pedir el apoyo, la firma, el compromiso y hasta el voto, finalmente sabemos que Ávalos quiere la silla grande del estado.

Ya hay más patrullas, elementos, equipo, alarmas, lo que obliga a Max Hernández y su equipo a emprender no solo eficiente prevención, sino auténtica acción cuando sea necesario. Los índices están ahí, hoy no son muy halagüeños, nada que presumir, pero así como la alcaldesa dio el banderazo el 13 de marzo, para nosotros será fecha de posterior revisión para saber qué tan eficiente y productivo ha sido el endeudamiento de la comuna con más de 20 millones con Banobras.

La presidenta ya no podrá poner pretextos en materia de seguridad, y por lo menos también  en recolección de basura, aunque varios pendientes seguirá Anabel acumulando, pues es claro y evidente que no todos sus directores trabajan al mismo ritmo y con la misma intensidad, si bien hay que reconocerle a su titular de Seguridad el empeño, pese a múltiples carencias, no podemos hacer lo mismo con su titular de servicios públicos a quién siempre se le ve llegar muy tarde a la oficina y ante múltiples peticiones y solicitudes de apoyo para resolver problemas de luminarias fundidas, captura de perros callejeros, y poda de arbustos y árboles jamás han dado una respuesta, incluso hasta el personal que toma el reporte no puede evitar caer en un ataque de risa al teléfono contagiado por alguna payasada de alguno de los compañeros motivado por la constante ausencia del jefe.

Pero bueno, algunos podemos especular que varias direcciones en el ayuntamiento no fueron entregadas para trabajar a favor del ciudadano de la capital, pues sus perfiles corresponden mucho más al de operadores políticos, en ese, insisto, proyecto que aspira a la silla del ejecutivo estatal por parte de la hoy titular del ayuntamiento.

Sin pretextos, ni uno más tendrá ya el ayuntamiento, hay que felicitarles por entrarle al toro por los cuernos, pero ahora deberemos revisar con lupa los resultados. El ciudadano capitalino también deberá ser corresponsable de su integridad, condición y acción, pero eso sí, siempre deberá de contar con el apoyo irrestricto de la autoridad municipal, de lo contrario solo se habrá gastado, endeudado para nada, bueno por lo menos para nada bueno hacia los ciudadanos.

@olaizmau