PALACIO DE ORO
18 de febrero - 2019

Por Edgardo Cabrera

Por más que el presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado trate de explicar que no gana lo que quedó asentado en el presupuesto de egresos 2019, la realidad es que nadie cree las cuentas que hace Héctor Maldonado Bonilla.

Aunque asegure que no hay incremento en los salarios de magistrados y funcionarios judiciales, en los hechos, el comparativo entre el tabulador de mandos medios y superiores del presupuesto de Egresos 2018 y 2019 dice todo lo contrario.

No obstante, Maldonado pretendió acusarnos de hacer una “errónea interpretación” de la información, pero la realidad es que nosotros NO INTERPRETAMOS NADA, simple y sencillamente dimos a conocer que, sólo en su caso, las percepciones mensuales del año pasado y las actuales tuvieron un incremento de 136 por ciento al pasar de 86 mil 928 pesos a 205 mil 576 pesos.

Tan ciertas son las cifras que el presupuesto del TSJE dio un enorme brinco de 220 millones de pesos del año 2018 a 275 millones de pesos para este ejercicio.

Eso fue lo aprobado por el Congreso local, de no ser así, el presidente del TSJE y su camarilla se están tardando en EXIGIRLE a los diputados que corrijan dicho presupuesto, que se reajusten los recursos excedentes y que se regrese a la “austeridad republicana”, aunque en su caso, sus percepciones del año pasado también son una grosería a la clase trabajadora del estado que nunca verá en sus bolsillos una quincena de más de 43 mil pesos.

Por cierto que sobre este asunto, el diario nacional El Universal destacó en su columna Kiosko de este fin de semana que: “el estado más pequeño del país tiene, desde enero, el presidente magistrado mejor pagado”, vaya mal ejemplo que puso Maldonado a nivel nacional.

OTRO QUE DILAPIDA RECURSOS

En la Comisión que ya parece de los derechos inhumanos no cantan mal las rancheras, el ombus copión se queja porque no le incrementaron en la medida que quería su presupuesto para este año, pero aún así, con el pírrico aumento se ha dedicado a dilapidar el erario.

Resulta que tan grande y monstruoso es su ego (ese que lo hace sentir todo un Adonis y Casanova de rancho) que no le cabía para trasladar su pesada humanidad en un vehículo compacto, tal y como puso el ejemplo a todos los servidores públicos el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Con todo y lo que considera “miseria presupuestal”, este acomplejado galancete anda estrenando una camioneta color fuego, último modelo y marca Volkswagen, que ronda el medio millón de pesos.

El vehículo fue adquirido utilizando los poco más de 21 millones de pesos que tiene de presupuesto y que bien pudieron canalizarse a la atención y asesoría de los sectores más desprotegidos del estado.

Es evidente la desfachatez con la que se conduce este personaje, aunque no es extraño, recordemos que desde que saltó a la fama por “copión”, nunca mostró mínimo arrepentimiento de su conducta y, por el contrario, siguió dando lecciones de cinismo en su actuar a costa de un cargo que le quedó muy grande para desgracia de los tlaxcaltecas.

Y ahí no acaba la cosa, ya en otra entrega documentaremos el abuso que cometió en contra de los empleados del organismo.

TABULADOR PODER JUDICIAL AÑO 2018

 

TABULADOR PODER JUDICIAL AÑO 2019