Eso lo dijiste tú, no yo: Sola como perro
16 de enero - 2019

Por Alfredo González

Triste, desangelada y con invitados poco relevantes resultó la apertura de la primera secretaría federal descentralizada, una bochornosa distinción que el gobierno federal le colgó a Tlaxcala y su deslucida virreina.

El acto fue pírrico, con una lastimera concurrencia y tan gris como el suelo que pisaban… El desaire del preciso que hizo fuchi a la virreina Fifí y sus corifeos terminó por matar cualquier expectativa para el acto al que pocos medios de comunicación fueron invitados.

¿Será acaso ésta la tendencia de las nuevas sedes?

¿A poco más de 45 días… hay más pifias o aciertos?

Pelea de doñas

Vaya agarrón de greñas el que se traen la virreina y la Secretaría federal por el amor y atención del preciso, pues desde que se avecindo el changarro cultural en Tlaxcala no paran los jalones de coleta, las patadas debajo de la mesa y las lenguas viperinas.

Resulta que la virreina ya no acapara atención ni abrazos de la prole, nadie pela sus designios ni los gritos de corifeos que se sienten dueños de la tierra que pisan, pues dicen que ellos ya no tienen venía ni bendición del santo tabasqueño.

Ahora la voz cantante se la disputan la nueva inquilina del estado, quien se ha placeado al lado de todo mundo, y que cuentan por ahí es la voz y persona autorizada para representar a la Federación… Y la virreina solo es de membrete, pues ni personalidad, ni centavos que manejar le han dejado.

Basta con recordar que ni los servidores que se sirven de la nación son ya queridos, pues en miles de ocasiones les han dado el portazo en el rostro por ser indeseables… ¿Tiene un minuto para hablar del señor de la transformación señito?…

Dicen que la situación en el gallinero de la transtornacion ya raya en la antropofagia, pues entre cientos de pirañas y remoras se mascan uno a otro esperando resaltar o descartar para un palomeo electoral que aún está lejano…

La campanada

Senda cachetada resultó para algunos el nombramiento de Pepe Toño en Canal once, pues con ello da oxígeno puro a las suspiraciones de algunos en la próxima elección de la entidad.

Vale la pena voltear a ver a la alcaldesa de la capirucha, pues no es para nadie secreto que el ex gober se la jugaba en la pasada por ella, tanto así que hizo berrinche y se fue del tricolor por no salir airoso.

Caso similar con el nuevo senador, quien deberá dejar las riendas morenas para asumir curul…algo que seguramente cayó como balde de agua fría a la virreina que ve como le pulula la competencia… En Morena alzas una piedra y aparece candidato.