VIRREINATO CANÍBAL
15 de enero - 2019

Por Edgardo Cabrera

Vaya recibimiento que las huestes lorenistas le dieron a la secretaria de Cultura, Alejandra Fraustro Guerrero. No la bajan de inepta, protagónica, altanera, soberbia y otras “linduras” peyorativas más que prefiero omitir.

Como ocurre con el coordinador de la bancada Morena y presidente de la JCCP en el Congreso local, Víctor Báez, la virreina ordenó un continuó golpeteo a la funcionaria federal porque “atenta” a sus intereses económicos y políticos de cara a la sucesión por la gubernatura.

La animadversión a Fraustro comenzó cuando AMLO la nombró su representante personal desplazando a la súper delegada en el segundo informe de gobierno de Marco Mena, y no es para menos ya que la ex senadora se asumía con supra atribuciones en el estado.

Sin embargo la gota que derramó el vaso fue que esperaba ser considerada en los trabajos para la adecuación del edificio del ITC, donde se instaló la Secretaría de Cultura Federal, e incluso que se tomara su parecer para la llegada de la secretaria, algo que nunca ocurrió, lo que le significó un nuevo golpe directo a su ego.

Ante ello, y fiel a su costumbre, maquinó una estrategia para panfletear a Fraustro y a sus funcionarios con la esperanza de hacerla quedar mal con el presidente de la república, pero eso seguramente le saldrá mal.

No perdamos de vista que la calificación de la virreina ante el presidente va a la baja, tan es así que tampoco fue considerada enlace político entre Marco Mena y AMLO, en su lugar fue designada la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Es claro que los morenistas padecen un virreinato caníbal que quiere terminar con todo aquello que le haga sombra a su monarca.

COMO TÍOS LOLOS

La bancada de Cuarta en el Congreso local presume de lo que carece, y es que mientras se vanaglorian de una ley de “Austeridad, Racionalidad, Probidad y Disciplina en el Manejo del Presupuesto Público” en los hechos la mayoría de los diputados no han transparentado su patrimonio, intereses y declaraciones fiscales.

De los 11 morenos, sólo Ana Bertha Mastranzo y Lourdes Montiel han cumplido con su 3de3, mientras que de Rafael Ortega, Jesús Pérez, María del Rayo, Mayra Vázquez, José Méndez, Ramiro Vivanco, Víctor Báez, Patricia Jaramillo y Miguel Piedras, se ignora dicha información.

Tampoco Plumita, Irma Garay y Castro del PT cumplieron, y menos los dos levantadedos del PES (Luz Vera y Pepe Garrido), pese a que forman el bloque de la cuarta transformación.

Luego de ser exhibidos por opacos, tuvo que salir al paso el dirigente estatal de Morena, Joel  Molina quien aseguró que conminará a los diputados a cumplir con la transparencia, toda vez que López Obrador les puso el ejemplo al hacer lo propio.

Ya veremos si acatan la recomendación o ignoran a sus líderes, recordemos que en cuanto a la austeridad les valió pepino el llamado a la reducción de sus dietas y, por el contrario, se las incrementaron en más de 40 mil pesos mensuales para sumar la histórica cifra de 105 mil pesos; mientras que su presupuesto también se lo elevaron desproporcionalmente en más de 30 por ciento.

De ahí que la esperanza por conocer su situación patrimonial, fiscal y de intereses se diluye.