NACM, ¿Qué coños es?
18 de octubre - 2018

Por Mauricio Hernández Olaiz

El vocero del nuevo gobierno; Jesús Ramírez, confirmó que serán un millón las boletas las que estarán a disposición de los interesados en votar la consulta del nuevo aeropuerto.  Considerando que el actual padrón electoral es de poco más de 89 millones, me parece un tanto aventurado darle a la consulta por el  NACM el término de consulta nacional.

Pero la decisión de solo imprimir un millón de boletas, no es porque se quiera dejar sin opinión a millones de mexicanos , la realidad es que a la mayoría de los mexicanos les vale un pepino si construyen o no un nuevo aeropuerto, y mucho menos donde lo pongan.

Según datos de la encuesta de parimetría, de agosto de este año, establece que, a pesar de que se han incrementado los viajes en avión, siete de cada diez mexicanos  nunca han hecho uso de este medio de transporte. Pero además dentro de esos 7 mexicanos que nunca han subido a un aeroplano, 5 jamás ha estado en un aeropuerto, todos coinciden en que no les interesa el tema.

Sin embargo, en la reciente encuesta de mitofsky se pudo constatar que el pequeño sector  que si viaja en avión, también está muy interesado en que la ciudad de México cuente con un nuevo aeropuerto, así como participar en la encuesta, por lo que se calcula que poco más de 3,3 millones de viajeros podrían acercarse a emitir su voto sobre el NACM, lo que pondría a la encuesta en serios aprietos pues no podrá entregarles a todos una boleta.

Pese a las críticas recibidas, el gobierno electo no dará marcha atrás en el tema, y tampoco imprimirá más boletas – de no ser necesario-. Luego de las cifras entregadas por las encuestadoras decidieron no dejar la consulta para solo el domingo 28, sino que empezará el viernes 26, para con ello, aseguran, en caso de que la participación ciudadana sea mayor a la esperada, imprimir más boletas para así darle oportunidad a todos los interesados en emitir su opinión.

A pesar de que esta consulta no es legal, si será vinculante, según el vocero del próximo presidente, por lo que la decisión de la mayoría será la que sea acatada y con ello la primera gran decisión de la cuarta transformación la tomarán un puñado de usuarios de avión sin tener mayor información que la estrictamente necesaria.

Y es que el tema rebasa a el 99% de los usuarios de servicios aeroportuarios, de los que estoy seguro no tienen idea  de los elementos y requisitos que necesita tener un aeropuerto para ser viable, confiable y económicamente rentable. Para muestra solo pongo unos apartados básicos de estudio para un nuevo aeropuerto, pero por supuesto omito que significan o para que demonios sirven, algunos son claros pero otros, no tanto.

  • Densidad de Pavimento.
  • Márgenes laterales.
  • Franja.
  • Resistencia al chorro.
  • Porción climatológica.
  • Porcentajes de humedad.
  • Configuración geométrica.
  • Viabilidad de pendiente.
  • Variación térmica.
  • Resistencia a la fricción
  • Operación de suelos
  • Estudio de vientos
  • Un largo etcétera.

Claramente la mayoría de los mexicanos no tenemos ni la menor idea si las opciones de aeropuertos en disputa  cuentan, o no, con algunas de las especificaciones arriba señaladas. La discusión se basa en si es un una estrategia política – (que la es), económica, de campaña, de inversión, pero nadie da los datos duros de seguridad aeroportuaria, lo que si le aseguro es que ambos proyectos, en mayor o menor medida, son un verdadero ecocidio, especialmente el de Texcoco.

Hay contradicciones en cuanto a los aparentes estudios de expertos en la materia, hay quienes dicen que Texcoco no cumple, pero tampoco Santa Lucía, hay quienes opinan lo contrario, lo que solo abona a la confusión, una que se acrecenta en la medida en que los medios nos regalan más y más mesas de análisis, en donde, hasta los aparentes expertos reconocen la falta de información y hasta su propia confusión.

Es tema de lana, corrupción, transparencia, crecimiento, desarrollo, berrinche, terquedad, ¿que coños es ya el NACM’?

Por lo anterior el caso del NACM no puede, ni debe ser, puesta a decisión ciudadana, simplemente porque es un tema técnico, un tema de expertos en la materia, que se está dejando en manos de ignorantes, en aeropuertos. Es como dejar decidir al ciudadano si la gripe aviar se contiene o se quema…¿Qué pedo?. Yo confío en los que estudiaron para eso.

Pongan a consulta si estamos de acuerdo que las promesas de campaña de morena, en el ámbito legislativo, no hayan sido cumplidas, a debate si queremos que se suban los viáticos, bonos y canonjías, a debate el tren maya; que a ese no se la ha puesto un peso aún, a diferencia del aeropuerto en Texcoco que ya lleva miles de millones de pesos, otro dato que no dan con claridad. ¿Qué va a pasar con todo el dinero invertido si se cancela Texcoco? ¿A cuánto asciende la multa que el erario deberá cubrir por llevarse el aeropuerto a Santa Lucía?, ¿Qué opinan las aerolíneas internacionales, los pilotos, los fabricantes de aviones, la IATA, la OACI, de esos datos no tenemos nada.

En fin, hay más dudas que respuestas, pero eso sí, el gobierno electo lo espera a tomar su primera gran decisión de un sexenio, que aún no acaba por empezar y que ya nos pone a temblar.

Pero eso sí, que tal la futura súper delegada en Tlaxcala, invitándonos a participar en esta encuesta, pero sin darnos el menor, el mínimo dato para tomar una decisión, por lo menos que organice un foro, con eso de que les encantan esos arguendes.

@olaizmau