Desatado
18 de octubre - 2018

Por Edgardo Cabrera

El diablo está desatado en Tlaxcala. Los homicidios, feminicidios y ejecuciones van desgraciadamente en aumento.

No hay día que no se reporte un crimen en el territorio estatal, no vamos lejos, apenas el martes fue ejecutado un joven en Zacatelco, y el fin de semana dos asesinatos de mujeres en Huamantla y Papalotla, con las características de feminicidios, también acapararon las notas policíacas.

En el asesinato de la mujer en Huamantla, se sabe que era dirigente Antorchista y esposa del líder de la FNERRR, Yorvelin Montalvo Solano, por lo que el caso además tomó un sesgo de tipo político aunque esto finalmente fue desechado luego de que ayer miércoles el homicidio fuera esclarecido por la PGJE de donde se desprendió que el móvil fue robo, aunque por la saña con la que fue ultimada se tipificó como feminicidio.

Al menos en estos tres homicidios (ocurridos en la era del nuevo Comisionado Estatal de Seguridad, Eduardo Valiente Hernández) se evidencia que los malandros siguen burlándose de la estrategia implementada para frenar el crecimiento exponencial de la delincuencia.

Tal parece que entre la política del combate y prevención del delito del señor Valiente, y del ex comisionado Hervé, no hay mayor diferencia ni resultados, de ahí que la percepción de inseguridad entre los tlaxcaltecas siga a la alza, según la más reciente encuesta aplicada por el INEGI.

Nadie se salva

Por cierto que en eso de la inseguridad, nos enteramos que un funcionario de Tlaxco y su familia fue rehén de la delincuencia.

Resulta que hace un par de semanas, en un paraje de Xaloztoc, fueron encañonados por presuntos secuestradores que venían huyendo de la policía federal, luego de privar de su libertad a dos menores de edad.

Los delincuentes se orillaron en un taller, a pie de carretera (donde se encontraban varias personas, entre ellas dicho empleado municipal), para cambiar de automóvil y seguir en su loca carrera escapando de la justicia.

Fue en ese lugar donde, sin importar la presencia de mujeres y niños, les exigieron ponerse pecho a tierra y amagaron con dispararles si alguien no seguía sus órdenes.

Más adelante, a la altura de Tizatlán, y pese al cambio de auto, lograron ser capturados liberando a los menores y recuperando un vehículo robado. Entre los detenidos estaba una mujer.

Los hechos ocurrieron el sábado 06 octubre y se desarrollaron entre las 14 y 15 horas, con lo que además queda en evidencia que a los delincuentes ya no les importa actuar en plena luz del día.

Rayito protector

Es claro que en el Congreso del estado no a todos se medirá con el mismo rasero, y para muestra, los alcaldes afines a sus intereses sobre quienes ha comenzado a caer el manto protector de la cuarta transformación.

En Ixtenco, por ejemplo y por sorprendente que parezca, quedó absuelto de ser llamado el alcalde por parte de la diputada presidenta de la Comisión de Finanzas y Fiscalización, María del Rayo Netzahual Ilhuicatzi, quien la semana pasada anunció que serán de nueva cuenta revisadas las cuentas públicas del año 2017 de 9 alcaldes.

Solamente citó a comparecer a los presidentes municipales de Apizaco, Calpulalpan, Contla, Zacatelco, Panotla, Texoloc, Totolac, Zitlaltepec, y Tocatlán, a los cuales les fueron aprobados sus ejercicios fiscales por la anterior legislatura.

Sin embargo no le mereció la más mínima duda el edil del PES de Ixtenco, Miguel Ángel Caballero Yonca, sobre el que pesa una solicitud de juicio político por parte de la síndica, ante el presunto ejercicio indebido de recursos públicos y de sus funciones.

Como muestra de las anomalías, se encuentra la nómina del año 2017 en donde aparece Alicia Ofelia Caballero Yonca, hermana del alcalde, quien se desempeñó como director jurídico, y percibía un sueldo por arriba de los 30 mil mensuales.

Estaríamos ante un claro caso de nepotismo que sería solapado por la diputada del Rayo al omitir citar a comparecer al presidente y volver a revisar a fondo esa cuenta pública como lo piden los miembros del cabildo y la población.

No cabe duda, cada día estoy más convencido que varios de los actuales diputados son iguales, o peores, que sus antecesores.